Los mejores cuidados para la piel sensible

Para que tenga un aspecto radiante

Los mejores cuidados para la piel sensible

22 de octubre de 2016, 13:20

Tirante, con rojeces, descamada... son algunos de los síntomas que indican que tu piel es sensible. Si es tu caso, no esperees a que empeore. Utiliza los cosméticos adecuados que la protejan y la traten con suavidad. Así conseguirás que esté hidratada, suave y más resistente a las agresiones externas.

Cuidados especiales para el rostro

La piel sensible necesita unos cuidados específicos que la protejan, no solo del sol, también del viento y la sequedad. Conviene que, antes de la crema solar, te apliques un sérum con antioxidantes (tocoferol, coenzima Q10) en el rostro y el escote. Aplícate una crema específica para el rostro ya que contiene más proporción de activos reparadores y antirradicales libres que frenan el fotoenvejecimiento de la piel. Y para reducir el riesgo de irritar tu piel, mejor elige cremas con formulaciones sencillas, es decir, que no tengan más de 10 ingredientes. Sin conservantes ni colorantes. Después de la crema, aplícate fotoprotector, aunque sea un día nublado. Elígelo mejor con filtros físicos (óxido de zinc) porque son menos irritantes que los filtros químicos.

Para el cuerpo

En la ducha, utiliza un gel que sea cremoso (tipo aceite de ducha) y aplícalo con la mano. Ten en cuenta que el guante de crin puede irritar la piel. Luego, seca la piel con la toalla haciendo suaves palmadas, sin frotar. Y, finalmente, aplica una buena cantidad de crema hidratante. Usa un producto que también sea específicamente para el cuerpo. Elige mejor leches y emulsiones ligeras y calmantes. Repite la aplicación por la noche para calmar e hidratar la piel.

El mejor maquillaje

Para la piel del rostro, el maquillaje compacto con factor de protección solar alto (SPF +50) es el más indicado. Unifica el color y protege del sol. Para los ojos, las sombras y máscaras hipoalergénicas, sin perfumes y testadas oftalmológicamente. Evita las máscaras waterproof, ya que pueden irritar los ojos muy sensibles. En los labios, barras y los bálsamos labiales con filtros solares, que frenan la aparición de herpes. Y en las uñas, esmaltes que no contengan disolventes fuertes (sin formaldehído, tolueno ni DBP).

Loading...