Logra un rostro perfecto escogiendo bien la base

Si quieres que la piel de tu rostro luzca sin imperfecciones y que el maquillaje te favorezca aún más, no deberías prescindir de ella

Logra un rostro perfecto escogiendo bien la base

19 de noviembre de 2016, 13:23

Hasta hace poco su principal papel era ocultar imperfecciones y aportar color y algo de luz. Pero hoy en día son además tratantes pues también hidratan, aclaran manchas, rellenan arrugas... Y todo ello con texturas ligeras y que se funden muy bien con la piel.

Las que son matificantes

Pensadas para las pieles más grasas, ya no son tan densas como antes, ni tan cubrientes que crean efecto máscara. Tampoco se cuartean, como solía suceder, después de algunas horas. Ahora se aplican más fácilmente que las antiguas, que se secaban incluso antes de que acabaras de ponértelas. Las nuevas incluyen en su formulación polvos absorbentes, polímeros de silicona de última generación, pigmentos minerales y activos vegetales que regulan la secreción de sebo. Su cobertura es uniforme, deja la piel con una sensación agradable y un aspecto aterciopelado. Logran, además, que el maquillaje que aplicas encima se mantenga como recién puesto durante mucho más tiempo.

Un rostro satinado pero sin artificios

Las bases más fluidas y con ingredientes hidratantes están pensadas para las pieles jóvenes, finas y que tienden a la sequedad (por lo que es especialmente importante hidratarlas antes de aplicarles la base). Es importante que el tono sea lo más parecido posible al de la piel y que se utilice poco producto pero muy bien extendido, para que no se perciba la diferencia con el resto de la piel en la barbilla o el cuello (hablamos, de nuevo, del efecto máscara).

Con qué te la aplicas

La base durará y cubrirá más o menos en función de cómo te la apliques.

Con los dedos. Es la mejor opción para lograr un resultado muy natural, para que el maquillaje se funda perfectamente con la piel y pase lo más desapercibido posible.

Con esponja. Utilízala si lo que buscas es, sobre todo, cubrir manchas, granitos, cicatrices de acné u otras imperfecciones. Utilízala efectuando suaves presiones, así la base se fija mejor y dura más tiempo.

Con pincel. Es la opción para cuando hay que aplicar más cantidad de base, por ejemplo para un maquillaje de noche.

Loading...