La hidratación perfecta en primavera

Cuando se mantienen los niveles óptimos de agua en el interior de la piel, el rostro recobra vitalidad y está más suave y luminoso. Elige tu hidratante adecuada y, en poco tiempo, notarás estos beneficios

La hidratación perfecta en primavera

11 de abril de 2016, 13:34

El agua es el componente más abundante de la piel, en concreto representa el 70% de su peso. En la capasuperior de la epidermis, denominada capa córnea, se encuentra entre el 10 y el 15% del agua, que proporciona la elasticidad y la luminosidad que caracteriza a las pieles sanas y atractivas.

Qué necesitas

Con el paso del tiempo (y el efecto del sol, el viento, la contaminación, el estrés…), la proporción de agua va disminuyendo, la piel se deshidrata y tiene tendencia a volverse áspera y tirante. Afortunadamente, las cremas hidratantes restituyen el equilibrio hídrico y devuelven el confort a la piel. Para que sean realmente eficaces, las hidratantes no solo han de proporcionar ingredientes que absorban y almacenen agua en la piel, también han de retener la que ya está presente en su interior. Por esta razón, las formulaciones más avanzadas incluyen distintos tipos de componentes:
Los humectantes como la glicerina y los azúcares (ramnosa, sorbitol...), que captan el agua del ambiente.
Los hidratantes 'activos' como la urea, los lactatos y los aminoácidos (también llamados Factores Naturales de Hidratación o FNH), cuya misión consiste en fijar bien el agua en el interior de la piel.
Los hidratantes 'pasivos' (parafina, escualeno, aceites vegetales, ceramidas, celulosas, siliconas, proteínas de gran tamaño, etc.) crean una película protectora y, según su grosor, las hidratantes son ligeras e imperceptibles o todo lo contrario: tienen un 'efecto barrera' que es idóneo para las pieles sensibles y reactivas.
Los 'de larga duración' o 'con efecto 24 horas' contienen ingredientes que favorecen la formación de la proteína filagrina (esta mantiene unidas a las células de la epidermis para que no dejen escapar el agua). Incluyen activos que estimulan a las sustancias encargadas de las reservas de agua en la dermis.

Como la seda

Las nuevas fórmulas hidratantes que están pensadas para las pieles deterioradas o muy secas resultan muy eficaces. Esto es así porque proporcionan mayor cantidad de agua y lípidos. Y, al mismo tiempo, incluyen compuestos activos especialmente pensados y formulados para poner en marcha ciertos mecanismos de la piel y lograr que esta no pierda el agua ya acumulada.

Texturas para cada tipo de piel

La fórmula hidratante idónea es aquella que se adapta a tus necesidades:
Los geles. Son ligeros e ideales para las pieles jóvenes, de mixtas a grasas y con tendencia a acné.
Los fluidos. Incluyen pequeñas cantidades de aceites y emolientes que reponen los lípidos perdidos. Son adecuados para pieles mixtas y normales.
Las cremas. Son más ricas en aceites, ceras y mantecas. Las más untuosas y protectoras están destinadas a las pieles más secas y maduras.
Y para todas…
Los nutricosméticos con ácidos omega 3 y 6 refuerzan la barrera cutánea y retienen el agua.
 

Loading...