El infarto, en la mujer, avisa de otra forma

No es solo cosa de hombres. De hecho, tres de cada diez fallecimientos de mujeres en España se relacionan con un problema cardiovascular. Reconócelo a tiempo

El infarto, en la mujer, avisa de otra forma

20 de mayo de 2017, 18:17

La cardiopatía isquémica, los ictus (accidentes vasculares cerebrales) y los infartos de miocardio se han convertido ya en la principal causa de muerte entre las mujeres, según la Fundación Española del Corazón. En parte se debe a que la forma en que se manifiestan en ellas no se corresponde del todo a la imagen cinematográfica que, por ejemplo, tenemos del hombre al que le está dando un infarto. No lo reconocemos y tardamos en ir a urgencias.

Un músculo cardiaco más pequeño

El corazón de las mujeres tiene menor tamaño que el masculino. Por ello, la cantidad de sangre que bombea con cada latido es también menor así que se ve obligado a latir más rápidamente (unas 10 veces más que el del hombre cada minuto). Es decir, que su frecuencia cardiaca aumenta.

De igual forma, los síntomas femeninos de enfermedad cardiovascular presentan particularidades.

Ante un infarto: en la mujer es frecuente que se manifieste solo con dolor abdominal, mientras que lo más habitual en el hombre es que haya una opresión más o menos dolorosa en el pecho que irradia hacia la espalda, el cuello y el brazo. En la mujer, el mencionado dolor abdominal es tomado a veces por ella misma como una simple molestia digestiva.

En caso de ictus. Sus síntomas sí son más generales: debilidad en el rostro, dificultades en el habla, imposibilidad de sonreír con normalidad. En ocasiones, un dolor de aparición brusca y muy intenso suele presentarse al principio.

Cuando se produce una cardiopatía no isquémica (en los hombres se da más la cardiopatía isquémica). Lo que sucede es que se produce una inflamación del corazón. En ocasiones, los síntomas tardan años en hacer acto de presencia. Entre esos síntomas están la hinchazón de las extremidades inferiores, fatiga injustificada ante el más mínimo esfuerzo, respiración dificultosa...

Más vale prevenir

Para proteger tu corazón tres son los parámetros a los que debes prestar una especial atención.

Tu colesterol total. Intenta que no supere los 200 mg/dl.
Tu glucosa en sangre. La diabetes es uno de los principales factores de riesgo cardiovascular. Si te la han diagnosticado, vigila tu dieta y sigue a rajatabla las indicaciones médicas.
Tu presión arterial. Intenta que se mantenga por debajo de los 135/85 mmHg.

La importancia de evitar la anemia e ir al dentista

Ante una anemia severa, el ritmo cardiaco se altera y aparecen arritmias, que suelen desaparecer en cuanto lo hace también la anemia. Por otro lado, también es peligroso para el corazón no visitar al dentista con regularidad pues los trastornos que afectan a las encías son factor de riesgo de infarto.

Loading...