Falsos mitos sobre el cabello

Descubre lo que hay de verdad

Falsos mitos sobre el cabello

16 de agosto de 2016, 14:37

Hay muchas creencias populares sobre cuidados para el cabello que no son ciertas. Te explicamos que hay detrás de ellas para que no estropees tu cabello sin darte cuenta. Toma nota.

"El mejor champú es el neutro"

No es el mejor champú para el cabello porque su pH neutro es muy alto para nuestro cuero cabelludo. Tienen un 7.0, cuando nuestro cuero cabelludo tiene un pH que ronda entre 5.5 y 6. Por tanto, lo mejor es elegir champús con pH no superior a 6. También son recomendables los champús de uso frecuente porque son respetuosos con el cuero cabelludo. Su pH está entorno al 5.

"Hay que variar de champús"

Existe la creencia de que hay que variar de champús porque con el tiempo pierden eficacia. Esto tampoco es cierto. Lo que cambian son las necesidades del cabello. Hay que tener en cuenta si te tiñes, si le ha tocado mucho el sol, si te cae mucho, se encrespa... Debes cambiar de champú solo si notas que tu pelo tiene nuevas necesidades.

"Si te arrancas una cana, te saldrán más"

Si te arrancas una cana dicen que te pueden salir más. Esto también es falso. Arrancar un cabello no afecta al resto porque cada folículo fabrica el cabello de forma independiente. Las canas aumentan con el paso del tiempo ya que forman parte del proceso de envejecimiento capilar. Pero sí que puedes disimularlas. Los reflejos o mechas son ideales y te permiten no tener que teñirte tan a menudo.

"Lavarse el pelo cada día aumenta su caída"

Dicen que hace que el pelo se caiga más, pero solo es una impresión. Se caen los cabellos que por renovación se caerían igualmente al dormir, al cepillarte. El agua y la fricción solo arrastra los cabellos que estaban a punto de caerse pero no potencia su caída. Aunque en general, tampoco es necesario lavarse el cabello cada día. Lo necesitan más los cabellos grasos, porque la grasa puede impedir respirar al cuero cabelludo, pero tampoco siempre.

"Cortar el pelo para que crezca más fuerte"

No es cierto. Aunque puede parecer que el cabello sea más grueso después de cortártelo, esto solo es debido a que al cortar las puntas, que son muy finas porque están desgastadas, el cabello parece más grueso al tacto, pero es igual de grueso. El grosor del cabello depende de si la persona tiene los bulbos pequeños (entonces será más fino) o grandes (entonces será más grueso). Lo que si es verdad es que el cabello crece con mayor vigor en la juventud (las células del bulbo son más activas), en verano (el calor potencia su metabolismo) y por las noches (momento en que se regenera).

"El agua fría hace que brille más"

Es una verdad a medias. Lo cierto es que el agua caliente irrita el cuero cabelludo y disuelve lsoo lípidos que recubren las cutículas. Esto hace que el pelo quede más áspero y mate. Y esto no sucede con el agua fría, por eso queda con más luz. Pero también es menos efectiva que la tibia a la hora de eliminar la grasa.

"Cepillarlo 100 veces para embellecerlo"

Hay quien defiende la idea de que cepillarlo cien veces antes de ir a dormir hace que el pelo esté más bonito porque el cepillado estimula la irrigación al cuero cabelludo y ayuda a eliminar las impurezas. Pero para conseguir esto basta con un cepillado normal, no es necesario hacer 100 pasadas porque podría provocar irritaciones o enrojecimiento del cuero cabelludo.

Loading...