Un cuello y un escote de cine

Ahora que, con el buen tiempo, los vas a enseñar más, dedícales los mimos que necesitan para lucir bonitos

Un cuello y un escote de cine

14 de mayo de 2017, 15:11

La piel de esta zona del cuerpo es de las más finas y por ello, y porque está casi tan expuesta a los agentes externos (sol, viento...) como la del rostro, también es fácil que envejezca prematuramente. Por eso requiere cuidados muy específicos, si quieres que su aspecto sea terso y firme durante más tiempo.

Qué productos necesitan

Sin manchas oscuras. Son muy frecuentes en el escote, porque es altamente sensible a las radiaciones UV. También es propenso a presentar arrugas bastante profundas. Por ello, es imprescindible que nunca tomes el sol sin aplicarle un protector solar que tenga un factor de protección bastante elevado. De todas formas, si la radiación es muy intensa, es mejor que intentes cubrirlo.

Depende de tu tipo de piel. No utilices ni en el cuello ni en el escote la misma crema que en el rostro si ya has pasado la barrera de los 35 años. Debes emplear productos específicos. Si tu piel es muy seca, escoge formulaciones en crema; si es grasa, te irá mejor emplear sérums o fluidos. Estos últimos, además, son ideales para utilizar también debajo de tu crema de día y/o noche habituales. Se trata de cosméticos elaborados a base de cafeína o té verde, ingredientes lipolíticos y drenantes para evitar que bajo la barbilla se acumule grasa. También llevan otros, como los péptidos o el silicio, que evitan el descolgamiento cutáneo. Además, incorporan vitamina C o retinol para estimular la renovación celular; y proteínas (de arroz, de trigo) que alisan las arrugas.

Tratamientos intensivos. Existen asimismo cremas pensadas para los cuellos y escotes de las mujeres más maduras. Aportan activos muy nutritivos (aceites vegetales), despigmentantes (como la soja) y revitalizantes (jalea real, caviar...).

Para aumentar su eficacia

A la hora de aplicar los cosméticos, no sirve hacerlo de cualquier manera. La palma de la mano debe deslizarse por el cuello con pases descendentes, desde la parte inferior del mentón hasta donde comienza el escote. En este, debes llevar la mano en dirección hacia los hombros; cuando llegues a la zona central, efectúa movimientos ascendentes desde el centro de los senos, sin que la piel se desplace. Por otro lado, exfoliar de forma regular la zona también aumenta la eficacia de las cremas que apliques.

Cuidado con el móvil y al dormir

Nunca lo sostengas entre la oreja y el hombro cuando estés hablando por él, porque eso aumenta las arrugas en el cuello, igual que cualquier otro gesto repetitivo que hagas con la cabeza. Además, recuerda que dormir de lado favorece las arrugas en el escote; mejor boca arriba.

Loading...