Cuándo debo llamar a urgencias

Identificar los síntomas de un infarto, un ictus o una hipoglucemia te ayudará a actuar a tiempo

Cuándo debo llamar a urgencias

9 de julio de 2017, 13:52

El Servicio de Urgencias a menudo se colapsa con consultas que no revisten gravedad y que podrían solucionarse en la consulta del médico de familia. Sin embargo, ante determinadas patologías, la intervención inmediata no solo se traduce en un mejor pronóstico y recuperación, también puede salvar una vida. Entonces, ¿cuáles son las señales que nos ayudan a saber cuándo debemos actuar rápido?

• Un infarto. Un paro cardiaco provoca que parte del tejido del corazón 'muera' y eso hace que la sangre no circule. Mantente alerta si... Se siente dolor súbito en el pecho, especialmente tras haber realizado una actividad suave o incluso en reposo. Si se acompaña de una sudoración fría y súbita, de palidez, náuseas y un dolor que irradia hacia el brazo izquierdo. Un dolor fuerte en la mandíbula también es un síntoma de paro cardiaco. En el caso de las mujeres, también puede provocar un dolor que oprime el estómago.
• Una hipoglucemia. Cuando los niveles de azúcar bajan demasiado puede originar fatiga, dolor de cabeza y mareos. Pero, además, también provoca hambre y un aumento de la salivación.
• Ictus. El infarto cerebral ocurre cuando un vaso sanguíneo que lleva sangre al cerebro se rompe o un coágulo lo tapona. Esto puede provocar que se paralice una parte del cuerpo, también crea confusión y pérdida de equilibrio. Asimismo, produce un dolor súbito de cabeza que se acompaña de alteraciones de frío y de calor.
• Crisis hipertensiva. La subida brusca de la tensión suele necesitar una rápida intervención médica para evitar que derive en un infarto cerebral. Los síntomas son dolor de cabeza prolongado, somnolencia, confusión y mareos pero, además, es habitual que provoque visión borrosa y sensación de opresión en el pecho.
• Crisis respiratoria. Si se sufre una enfermedad respiratoria grave, además de ahogo, puede presentarse dificultad para hablar y que la respiración sea todavía más dificultosa al estirarte boca arriba.
• Apendicitis. Hay que buscar ayuda si se trata de un dolor intenso en la zona del abdomen que se prolonga más de seis horas. Puede estar indicando que tu páncreas o tu apéndice se han inflamado y esto debe ser tratado rápidamente.

Loading...