Cómo aliviar los ojos cansados

Cuando los ojos se sobrecargan y presentan molestias, la fitoterapia es una gran ayuda. Plantas como la manzanilla o la eufrasia son eficaces para calmar y reducir la inflamación.

Cómo aliviar los ojos cansados

27 de diciembre de 2015, 17:19

Para mucha gente la jornada de trabajo supone pasarse casi ocho horas frente a una pantalla de ordenador. Pero a menudo los hábitos de ocio y las relaciones sociales, con el uso continuado de móviles y de tabletas, acentúan los riesgos que una exposición prolongada a las pantallas supone para la salud. Ni siquiera los niños están a salvo de este problema.
Aparte de los trastornos músculo-esqueléticos provocados por las malas posturas o el sedentarismo, otras consecuencias perjudiciales pueden ser la fatiga mental y, sobre todo, la visual. Esta se manifiesta con irritación y sequedad ocular, picor y ardor, ojos llorosos, visión doble y cefaleas.
El brillo de la pantalla, situarse a una distancia inadecuada, el contraste entre la luz que despide y la oscuridad del entorno y el trasvase continuo de imágenes y textos supone una sobrecarga enorme para los ojos.
Además de adoptar medidas preventivas y correctoras como mejorar la forma de sentarse y la posición de la cabeza y los brazos o usar filtros adecuados, conviene realizar descansos periódicos para liberar la visión de la presión de esa luz artificial (5-10 minutos cada 45) y aprovechar ese tiempo para parpadear y mirar a lo lejos o probar ejercicios de relajación muscular.

Las plantas más eficaces

Para aliviar la fatiga visual, la fitoterapia ofrece asimismo una notable variedad de remedios naturales a base de plantas medicinales que pueden adquirirse fácilmente en los herbolarios.
Manzanilla común. Un clásico en el cuidado de los ojos, posee un efecto antiinflamatorio que la hace idónea para tratar problemas como la conjuntivitis, los ojos cansados y los orzuelos.
Manzanilla de Mahón. Esta planta, muy próxima a la anterior, se conoce también como santolina y posee ácidos fenólicos derivados del ácido benzoico, aceite esencial y flavonoides. Se recomienda para tratar la inflamación de los párpados o blefaritis, la vista cansada y la irritación ocular. Ambas manzanillas se aplican en forma de colirio o en un baño ocular y ofrecen un alivio notable.
Eufrasia. De acción también antiinflamatoria, se muestra muy eficaz para calmar la sequedad y la irritación oculares, así como el dolor de cabeza que puede aparecer tras forzar la vista. La infusión, aún tibia, se aplica con una compresa diferente sobre cada ojo. Debidamente filtrada para eliminar cualquier impureza, se puede aplicar en un baño ocular o como colirio.
Saúco. Las flores en infusión tibia suponen también un buen alivio para la vista cansada y los herbolarios las recomiendan para bajar la inflamación en conjuntivitis alérgicas y blefaritis.
Aciano. Los capítulos florales, de rutilante color azul, contienen pigmentos antociánicos, lo que les confiere una notable acción vitamínica P, lo que puede mejorar la microcirculación capilar. Tomar la infusión o aplicarla por vía tópica en compresas o colirios contribuye a regenerar la capa vascular de la retina, lo que a su vez alivia la vista cansada y la irritación ocular.
Betónica. Combinada con menta o con mejorana, constituye un excelente remedio para aliviar la cefalea que muchas personas experimentan al exponerse durante horas a la luz de los ordenadores u otros dispositivos, o por la fatiga ocular que provoca el atento visionado de imágenes y textos arriba y abajo de la pantalla.

Otros aliados naturales para cuidar la vista

Algunos alimentos vegetales contienen sustancias que también ayudan a proteger la vista o aliviar los ojos.
Pepino. Se aplican rodajas de esta hortaliza bien lavadas sobre los párpados y se permanece con ellas unos minutos.
Luteína. La luteína es un pigmento que aporta color amarillento a muchos vegetales. Muy antioxidante, protege los ojos de los rayos solares y previene la pérdida de vista. Lo ideal es que la incluya la dieta, pero se puede tomar en cápsulas (10 mg una o dos veces al día).
Zanahoria. Rica en carotenos, ejerce un efecto reparador. Un remedio tradicional consiste en picar una o dos zanahorias junto con un trozo de apio y agua hasta obtener una pasta. Se empapa una gasa o algodón y se aplica sobre los párpados y el contorno de los ojos.
Arándanos. Sus antocianinas favorecen la microcirculación capilar y ayudan a regenerar la capa vascular de la retina. Se toman crudos o deshidratados, tal cual o con el yogur.

Fórmula calmante

Se mezcla a partes iguales saúco, pétalos de rosa, eufrasia, santolina y hojas de ruda. Se hierven dos cucharadas de la mezcla por vaso de agua 2-3 minutos, se deja reposar 5 más y se filtra muy bien. Se aplica en compresas templadas o con algodón sobre los ojos cerrados un par de minutos, cambiando de algodón en cada ojo.

Loading...