Batidos, fuente de salud: sácales partido

Son un modo fácil y delicioso de tomar frutas y verduras. Pero hay que prepararlos y tomarlos 'bien' para que de verdad sean saludables elixires

Los nuevos batidos: cuidado, no todos son sanos

3 de febrero de 2016, 16:57

No siempre es fácil tomar las tres raciones de frutas y dos de verdura al día que nos recomiendan los nutricionistas. Pero hacerlo aleja la enfermedad hasta en un 40%, según un estudio de la Universidad de Londres. Los batidos te lo ponen fácil, ya que completan tu dieta.

Colores saludables

Esta mezcla jugosa de alimentos naturales se incluye en el ritual de belleza y cuidado de muchas mujeres gracias a que las celebrities los han popularizado porque son cómodos de llevar y tomar. A su acción depurativa se suman otras, como la antioxidante, la de reforzar las defensas, tonificar, mejorar la
digestión, la función hepática... Sin embargo, algunas de las nuevas propuestas en batidos son más controvertidas.

Mejor de temporada

Para aprovechar todos los beneficios de los batidos es importante escoger bien sus ingredientes. Lo ideal es tomarlos con alimentos de temporada. Son más sabrosos y conservan todas sus propiedades nutritivas porque no deben someterse a tratamientos de cultivo masivo, conservación o transporte. Eso sí, limpia bien los ingredientes que vayas a utilizar. Si son ecológicos puedes consumirlos con piel. Si no, se aconseja pelarlos.

Aprovecha la fibra

Otra forma de maximizar sus beneficios es utilizar la batidora. Tritura todos los componentes del vegetal y así no perderás ningún nutriente esencial, aunque su textura es bastante densa. Si prefieres la textura líquida, la licuadora es tu opción, en especial la de prensado en frío a baja velocidad, un electrodoméstico que conserva más fibra que la tradicional y que, según sus fabricantes, al no producir calor, mantiene intactas las enzimas y vitaminas de los alimentos. El inconveniente es que es más cara.

¿Se pierden vitaminas?

Cuando ya tienes tu batido preparado es probable que te asalte una duda: ¿lo tengo que consumir de inmediato? No es necesario, aunque sí aconsejable. Las vitaminas no se van pero sí se transforman y pierden sus propiedades. La vitamina C es la que se oxida con más facilidad. Pero no lo hace hasta al cabo de unas 12 horas y cuando se somete a temperaturas muy elevadas, algo poco habitual cuando se toman batidos o licuados. Otras sustancias como las antioxidantes también pierden su eficacia. Incluso algunos macronutrientes como las grasas del aguacate comienzan a deteriorarse ya al abrirlo.

Evita estos errores

Aunque tomar batidos es una práctica muy saludable a priori, comer las cinco piezas diarias de fruta y verduras de golpe, no. En primer lugar, porque el organismo no tendrá capacidad para absorber todos los nutrientes. Además, si añades tres piezas de fruta de golpe, su fructosa elevará bruscamente el nivel de azúcar en sangre. Esto tiene varios inconvenientes: si lo haces a menudo te expones a aumentar el riesgo de diabetes tipo 2 al cabo de los años. Por otro lado, provocas una fluctuación en la hormona insulina que está implicada en la sensación de hambre. Cuantos más picos, más desearás comer.

Nuestros batidos

Contra el estreñimiento
Esta receta mejora el tránsito intestinal gracias a la fibra que contiene y a sus propiedades probióticas (bacterias naturales y amigas del yogur).

  • Yogur
  • Manzanas
  • Ciruelas
  • Salvado de avena

Para favorecer el bronceado
Toma nota de estos ingredientes para tu próximo batido. Contienen vitaminas A, C y antioxidantes que mejoran el aspecto de la piel.

  • Zanahoria
  • Naranja
  • Arándanos
  • Polen

Para eliminar más toxinas
Aunque el cuerpo ya se desintoxica de forma natural a través del hígado o el sudor, algunos alimentos mejoran esta función.

  • Espinacas
  • Corazones de alcachofa
  • Zumo de limón
  • Té verde

Trucos prácticos

¿Quieres conservarlo? Añádele un poco de zumo de limón, que retrasa la oxidación, y consérvalo en la nevera. Pero recuerda que su valor nutritivo no será tan elevado.
¡Enriquécelo! Añade semillas de girasol, de calabaza, sésamo, lino o chía y las especias que más te gusten, por ejemplo, canela, cilantro, cúrcuma o jengibre.
¿Más suave? Si te ha quedado demasiado consistente, añade un vaso de alguna bebida vegetal como avena, quinoa, arroz o soja.
¡A cucharadas! ¿Demasiado espeso? Añade cereales o un puñado de frutos secos y cómetelo a cucharadas. ¡Delicioso y saludable!

 

 

 

Loading...