7 zumos vitamínicos

Los zumos naturales son una forma sabrosa y cómoda de consumir frutas y verduras frescas. Te proponemos siete deliciosas combinaciones especialmente ricas en minerales y vitaminas

7 zumos vitamínicos

18 de febrero de 2016, 10:22

Energético

Este cóctel de cereza y frambuesa está repleto de vitamina C. Es adecuado para los deportistas porque es una buena fuente de azúcares rápidamente asimilables. Además aporta antioxidantes de gran calidad que refuerzan el sistema inmunitario y protegen de la degeneración celular. Otras vitaminas presentes en él son la B1, B3, B9, D y carotenos, junto a minerales como potasio y magnesio. Por otra parte, es un excelente depurativo, diurético y laxante. Se licúan veinte cerezas deshuesadas y veinte frambuesas por persona. Se mezclan con un poco de hielo picado y se añade el zumo de medio limón.

Depurativo

Este zumo tropical de piña, papaya y naranja, sabroso y refrescante, proporciona muy buenas dosis de vitaminas C, B1 y B3, así como de calcio, magnesio y potasio. Resulta diurético y desintoxicante. Tanto la papaya como la piña contienen enzimas –la papaína y la bromelina– que facilitan la digestión de las proteínas, lo que lo hace idóneo para acompañar comidas copiosas. La naranja favorece la secreción biliar. Se pasa media papaya bien madura por la batidora o la licuadora, junto con un cuarto de piña fresca. Luego se añade el zumo de una naranja y un poco de hielo picado, y se mezcla bien.

Carotenos

Más allá de su bonito color naranja y su agradable sabor acidulado, este zumo de zanahoria y albaricoque destaca por su gran concentración de betacarotenos. Estos antioxidantes, precursores de la vitamina A, protegen frente a diversos tipos de cáncer y las enfermedades cardiovasculares. Además, son esenciales para conservar la agudeza visual y proteger la piel. El zumo también aporta vitaminas del grupo B y C, E, D y K. Y es rico en minerales como el potasio. Para elaborarlo se necesitan tantas zanahorias como albaricoques. Se licúan y se sirve frío.

Ácido fólico

Con veinte fresas, dos kiwis y una naranja se obtiene un zumo rico en ácido fólico (vitamina B9), una vitamina difícil de obtener porque no se encuentra en proporción suficiente en la mayoría de los alimentos. El ácido fólico es importante para la renovación de la sangre y de la piel. Por otra parte, las fresas resultan tónicas, remineralizantes y recontituyentes, mientras que la vitamina C de kiwis y naranjas contribuye a reforzar las defensas. Una vez pelados los kiwis y la naranja, se licúan junto con las fresas. No hace falta añadirle nada: este cóctel tiene un sabor excelente.

Antiestrés

Para preparar un vaso de este equilibrante zumo verde se requieren seis hojas de lechuga, cinco de espinaca y dos kiwis. Los tres ingredientes destacan por su riqueza en vitaminas y en sales minerales. En esta combinación proporcionan altas concentraciones de vitaminas del grupo B, que tonifican el sistema nervioso, así como de A, C, D y K. La lechuga ejerce un ligero efecto calmante, lo que la hace muy adecuada para periodos de nervios, estrés o insomnio. Para prepararlo hay que pelar los kiwis, lavar y trocear las hojas de lechuga y espinaca, licuar todo y servir.

Antioxidante

Este zumo, con remolacha, col y apio, aporta abundante ácido fólico y vitaminas B6, C y K. Es tónico y regenerador, además de muy digestivo. Contrarresta los efectos nocivos de los radicales libres y contribuye a prevenir el cáncer en el aparato digestivo. La col contiene compuestos azufrados de gran valor antioxidante, al que se suman los efectos regenerador y antianémico de la remolacha y los beneficios vasculares del apio. Se pela una remolacha, se trocea y se licúa junto con tres hojas de col y la penca de un apio. Para suavizar el sabor se puede añadir una manzana.

Vitalizante

Con aguacate y tomates se obtiene un zumo nutritivo, con vitaminas C, B, betacarotenos, ácido fólico y sales minerales. Es muy adecuado en el embarazo y en caso de fatiga. Mejora la digestión y ayuda a cicatrizar úlceras gástricas y regular el tránsito intestinal y las funciones hepáticas. Se bate un aguacate junto con cuatro tomates y se añade el zumo de medio limón, sal y pimienta. Incluso se puede aderezar con un poco de ajo o pimiento verde, picados finos. Se sirve con hielo o muy frío.
 

Loading...