10 claves para disimular bolsas y ojeras

Estos son los diez mejores consejos para lograr una mirada sin resto de hinchazón o falta de sueño. Pruébalos y notarás el cambio

10 claves para disimular bolsas y ojeras

22 de julio de 2015, 09:55

1. Lápiz de ojos para neutralizar el cansancio

¿Has dormido poco? Prueba con este truco: pinta la raya interna inferior de los ojos con un lápiz de color beis o crema. Tu mirada parecerá más grande y despierta. Y si te levantas con los ojos rojos, utiliza un lápiz malva o blanco azulado. Estos se verán mucho más cristalinos y despejados, y el tono rojo se habrá neutralizado.

2. Hazte un masaje drenante antibolsas

El 80% de las bolsas bajo los ojos son un problema de retención de líquidos. Te proponemos un masaje drenante para hacer por la mañana o la noche.
Elige un contorno que contenga cafeína, ácido kójico o vitamina K. Estos, junto al ruscus o la malva, son los activos más eficaces contra bolsas y ojeras, ya que estimulan la microcirculación sanguínea. Aplica pequeños puntitos de crema por la zona del hueso bajo el ojo, no en la misma 'ojera', y ve desplazando
el dedo meñique con ligeras presiones hasta el lagrimal. Allí, aprieta ligeramente para facilitar la eliminación de líquidos. Pasa al párpado superior y da pequeños toques con el dedo hasta el extremo exterior. Repite diez veces.

3. Duerme con la cabeza un poco elevada

Si te sueles despertar con los ojos hinchados, deberías dormir con una almohada un poco alta o poner un cojín delgado debajo de la tuya. Si aun así te despiertas con hinchazón, aplica un buen colirio, seguido de un contorno de ojos descongestionante. También puedes hervir manzanilla y, una vez fría, aplicarte la bolsita sobre los párpados.

4. Desvía el punto de atención

Para disimular el efecto de las bolsas bajo los ojos, es mejor no maquillar el párpado inferior. Se trata de colocar toda la carga de color de la sombra, el perfilador y la máscara solamente en el párpado superior para desviar allí la atención.

5. Ejercicios contra los párpados caídos

Ejercitar los ojos promueve la irrigación sanguínea evitando la acumulación de líquidos y la caída de los párpados. Te proponemos dos que puedes practicar incluso delante del ordenador o la tele.

  • Con la cabeza erguida, coge aire y expúlsalo. Con los pulmones vacíos, levanta las cejas. Conserva la posición, cuenta hasta 10 y relaja. Repite el ejercicio 5 veces.
  • Sostén tus cejas con los dedos índice y apoyando lo pulgares en los pómulos. Cierra los ojos con fuerza hasta sentir cómo tiemblan. Repite 5 veces.

6. Evita usar base en las patas de gallo

Sobre las patas de gallo hay que intentar no aplicar fondo de maquillaje o poner muy poca cantidad, preferentemente en una textura muy fluida, ya que si este se introduce en las arrugas, el pliegue se notará mucho más. No apliques tampoco polvo sobre la zona para que el resultado no sea demasiado mate.

7. Diseña cuidadosamente tus cejas

Las cejas son el 40% de la belleza de un rostro, pero no les concedemos la importancia que merecen. Aprende a diseñar las tuyas en casa con la ayuda de un lápiz, que te servirá de guía para depilarlas.

  • Coloca el lápiz verticalmente en el rostro tocando con uno de los extremos una aleta de tu nariz. El lugar que coincide con la ceja te marca el punto exacto donde debe empezar esta.
  • Sin separar el lápiz de la aleta de la nariz, mueve el otro extremo hasta la altura de la pupila. El punto donde coincida con la ceja te marca el punto más alto que debe tener esta.
  • Mueve el lápiz hasta el extremo externo del ojo. El punto en el que coincide el lápiz con la ceja es donde debe terminar.

8. Elige bien las sombras de ojos

Si tienes el párpado caído, no abuses de las sombras oscuras. Y si ya tienes muchas arruguitas, evita las luminosas y nacaradas. Para obtener
más frescura, utiliza las tonos claros y naturales, siempre en texturas empolvadas.

9. Rellena las arrugas de expresión

Los expertos recomiendan tratarlas a fondo con los dedos. Con la mano del lado que vayas a trabajar, dibuja una 'C' con el pulgar (en el pómulo) y el índice (en la ceja) y abre bien los surcos de la arruga. Con la yema de un dedo de la otra mano, masajea la crema rellenadora de arrugas hasta que penetre.

10. Usa adecuadamente los correctores: escoge bien los colores

Para las bolsas bajo los ojos, debes utilizar un corrector oscuro, porque disminuye visualmente el volumen. Elige uno un poquito más oscuro del tono de tu piel. Las ojeras se disimulan con un corrector que tienda a naranja, porque ayuda a neutralizar el violáceo. Para cubrirlas, hay que marcar tres puntos con una pequeña cantidad de corrector en barra y unirlos con la yema del dedo meñique, pero con pequeños toques, sin arrastrar el producto.

 

 

 

Loading...