Clásicos renovados

Osobuco con salsa de zanahoria

Osobuco con salsa de zanahoria

17 de septiembre de 2015, 08:00

4 per. 120 min.

  • 4 medallones gruesos de ossobuco
  • 2 zanahorias
  • 2 cebollas
  • 1 diente de ajo
  • 2 cucharadas de harina
  • 1 vaso de vino blanco
  • 140 g de tallarines frescos
  • 4 cucharadas de aceite de oliva, sal, pimienta
  • 1 trocito de piel de limón
  • Unas ramitas de salvia

Raspa las zanahorias, lávals y córtalas en daditos. Pela las cebollas y el diente de ajo, y pícalos.

Lava y seca los osobucos. Salpimientalos, enharínalos y sacúdelos para eliminar el exceso. Dóralos por los dos lados en una cazuela con tres cucharadas de aceite. Retíralos y, en la misma grasa, sofríe la cebolla y el ajo 5 minutos.

Añade la zanahoria y rehógala 1 minuto. Vierte el vino y agrega la salvia y la cáscara de limón, ambas lavadas. Deja reducir 1 minuto.

Incorpora de nuevo los osobucos, cúbrelo con agua, tapa y cuece a fuego suave 1 hora, o hasta que estén bien tiernos.

Cuando falten unos 10 minutos para terminar la cocción, hierve los tallarines en una olla con abundante agua salada el tiempo que se indique en el paquete. Escúrrelos, riégalos con el resto del aceite y repártelos en cuatro platos.

Dispón al lado los osobucos, riega todo con la salsa de zanahoria y sirve.

El truco: si la salsa te quedase muy líquida, déjala reducir unos minutos a fuego medio, hasta que espese.

Noticias relacionadas

Loading...