Ideas para triunfar

Minicroquetas de pato y bacalao

¿Y tú qué opinas?

MINI CROQUETAS DE PATO Y BACALAO

24 de marzo de 2015, 18:26

4 pers. 1 hora + reposo

 

  • 4 huevos
  • Pan rallado
  • Harina
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • 1 litro de leche

Para las croquetas de bacalao:

  • 150 g de bacalao desalado
  • 1 diente de ajo
  • 1 cebolla pequeña
  • Perejil

Para las croquetas de pato:

  • 1 pechuga de pato
  • Brandy
  • 1 cebolla pequeña


Picar la cebolla bien fina y sofreírla en una cazuela con un poco de aceite. Añadir el diente de ajo cortado pequeño y, antes de que empiece a dorarse, agregar el bacalao desmigado. Rehogar un poco y mezclar con una taza de harina. Sin dejar de remover, y antes de que la harina se tueste demasiado, verter la mitad de la leche poco a poco y cocer unos diez minutos a fuego medio. Salar, espolvorear el perejil picado y retirar del fuego. Dejar templar la masa y cubrirla con film transparente para que no haga costra.

Sofreír la pechuga de pato en una cazuela, primero por la parte de la piel, dejando que la grasa vaya desprendiendo aceite. Cuando la grasa haya reducido, dar la vuelta a la carne. Añadir 1/2 vaso de brandy y dejar flamear hasta que evapore el alcohol.

Retirar la pechuga del cazo y reservar. En la misma cazuela, con la grasa y el brandy flameado, sofreír la cebolla picada. Retirar la grasa de la pechuga y picar la carne. Mezclarla con la cebolla e incorporar una taza de harina. Verter 1/2 litro de leche y dejar que la bechamel espese un poco. Rectificar de sal y retirar del fuego.

Cuando las dos masas estén frías, moldear las croquetas. Enharinarlas y pasar por huevo batido y pan rallado. Freírlas en una sartén antiadherente con aceite de oliva bien caliente. Retirar las croquetas del fuego cuando estén bien doradas y escurrirlas sobre un plato cubierto con papel absorbente. Servir calientes o tibias.