"La situación nos superaba a todos"

La hermana de Diana Quer habla de cómo fueron los primeros días tras su desaparición

Valeria Quer, la hermana pequeña de la joven asesinada el verano de 2016 por 'El Chicle', ha compartido un vídeo relatando su pesadilla

10 de mayo de 2018, 23:22 | Actualizado a

Diana Quer desapareció en agosto de 2016, el inicio de una pesadilla que ha trastocado por completo la vida de su familia y ha dejado huella en la memoria de toda España. Hasta que su cadáver fue encontrado pasaron más de 500 días, un camino largo de incertidumbre, búsqueda y mucho dolor. Ahora, su hermana pequeña, Valeria Quer, ha querido contar en un vídeo de Youtube cómo fueron aquellos primeros días sin Diana.

La joven madrileña empieza el vídeo explicando que viene de una manifestación feminista y enseñando los dibujos morados de su cara. Valeria se ha hecho asidua de este tipo de concentraciones desde la desaparición de su hermana, una experiencia que la ha marcado para siempre y la ha hecho volcarse contra la violencia machista. "La situación nos superaba a todos", dice. Quer relata cómo la desgracia sobrevino a su familia como a cualquiera en estos casos, sin esperarlo y sin llegar a creerlo.

Relacionado con esta noticia

Diana Quer fue secuestrada por José Enrique Albuín Gey, alias 'El Chicle', la noche del 22 de agosto de 2016. Valeria explica que eran las fiestas de su pueblo, A Pobra (galicia), pero que no tenían intención de salir la noche antes del incidente. Sin embargo, Diana terminó por cambiar de planes. "Mi hermana nos dijo que una amiga suya le había dicho que fuera con ella a las fiestas del pueblo y mi hermana se acabó animando y fue", explica. Cuando terminó la fiesta, la joven no quiso despertar a su madre para que la acercara a casa. "Mi hermana por no hacerle a mi madre levantarse e ir a por ella se volvió sola caminando", añade Valeria. A la mañana siguiente, Diana no estaba pero su hermana cuenta como su primer pensamiento fue el de buscar una explicación lógica. "No me lo tomé como si fuera nada raro. Se habrá quedado a dormir a casa de una amiga, no le habrá pasado nada", pensó. Pero la cosa no mejoró. "Nadie sabía nada de ella", añade.

Esa misma tarde imprimieron carteles para pedir colaboración y denunciaron su desaparición. Después de aquello, solo les quedó esperar. "Nuestros días se basaron en estar en el sofá con la televisión puesta, esperando noticias que no llegaban y viendo a ver cómo se desarrollaba todo", explica sobre su madre, ella y, aunque no le menciona, también de su padre. Una situación en la que todavía no podían creerse que aquello estuviera pasando de verdad. "Pasamos unos días muy malos. Son difíciles de recordar porque los tengo como borrosos", describe Valeria.

Para intentar sobrellevar estar sin noticias de su hermana, Valeria cuenta que escribir le ayudaba a procesar todo lo que estaba sintiendo. Un apoyo que, de todos modos, no era un consuelo. "La situación era muy difícil y nos superaba a todos", dice. "Eso fue básicamente el principio de la tortura que hemos tenido que vivir durante 500 días", termina.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Lecturas?