"Fue mi hijo"

El detenido por del crimen de Susqueda culpa a su hijo del asesinato

Nada más ingresar en prisión, Jordi Magentí le contó a su compañero de celda su versión de lo sucedido en el doble crimen de Susqueda

Susqueda

12 de abril de 2018, 13:37 | Actualizado a

Jordi Magentí Gamell, el vecino de Anglès detenido y encarcelado como presunto autor del doble crimen del pantano de Susqueda (Girona), se confesó con su compañero de celda nada más entrar en la cárcel de Figueres. Le dijo que su hijo fue el autor de los asesinatos de Marc Hernández y Paula Mas y que él le ayudó a deshacerse de los cuerpos y le encubrió porque "se lo debía".

El preso a quien Magentí le contró, entre llantos, su versión de la historia le trasladó esa conversación al director de la prisión gerundense y, más tarde, a los Mossos d'Esquadra. Sin embargo, la policía catalana no da credibilidad a las palabras del principal sospechoso del crimen, aunque sí al relato del preso sombra que la prisión le puso a Magentí para evitar que se suicidara.

Relacionado con esta noticia

Al parecer, la primera noche que el presunto autor del asesinato de la joven pareja necesitaba desahogarse. Y lo hizo con quien tuvo más a mano, su preso de confianza. Este le contó a los agentes que él le había hecho la cama que, hacia las 21:30h, se disponían a ver una película en su celda cuando, sin venir a cuento, Magentí empezó a llorar y a contarle su versión de los hechos. Su compañero intentó cortarle más de una vez, pero el primero insistía. Necesitaba decir en voz alta que él no había asesinado a Marc y Paula.

"Yo no he hecho nada", espetó, igual que gritó a los medios cuando los Mossos registraron su casa de Anglès, el pasado 27 de febrero, y como dijo ante el juez. Prosiguió su relato diciendo que aquel 24 de agosto fue a pescar y que oyó gritos y disparos, pero que pensó que eran por la caza del jabalí. Sin embargo, eso no le valió a su compañero de celda, también de la zona, que sabía que la temporada de caza no había empezado aún.

Según el relato del preso, Magentí "no paraba de hablar, siempre con la misma historia, y de llorar, sin parar de fumar". Hasta que el primero se hartó y le exigió que se callara o que le contara la verdad, amenazándole violentamente. "Mañana apareces ahorcado", admitió haberle dicho. Entonces, el presunto autor del crimen cambió su versión y le explico que aquel día su hijo, detenido y después liberado con cargos por tráfico de drogas, y él estaban trabajando en la plantación de marihuana que tenían cerca del pantano. Añadió que fue a buscar agua para regar la plantación y que "en uno de esos viajes a buscar agua fue cuando realmente escuchó las detonaciones y los gritos y que cuando llegó se encontró lo que había hecho su hijo, matar a la pareja", explica el preso.

Magentí no le dijo por qué su hijo habría disparado a la pareja, pero sí le dijo que decidió encubrirle "porque se lo debía". Cabe recordar que Magentí asesinó a su ex mujer, la madre de su hijo, a tiros en 1997. Además, le contó a su compañero de celda que su hijo le pidió que "le perdonara lo que había hecho" cuando se encontraron en comisaría tras ser detenidos.

Los Mossos creen que la supuesta confesión del detenido es falsa, ya que gracias al rastreo del móvil de su hijo, supieron que este se encontraba en otra localidad, Sant Julià de Llor, cuando la pareja fue asesinada.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Lecturas?