La tonadillera tiene 10 días

Comienza la cuenta atrás para Isabel Pantoja: si no paga, irá a prisión

¿Y tú qué opinas?

Isabel Pantoja
Gtres

9 de octubre de 2014, 20:00

Por CONCHI ÁLVAREZ DE CIENFUEGOS

 

Las cosas se han puesto serias para Isabel Pantoja. Ha llegado el día en el que sabe que le tocará pagar sí o sí, puesto que si no lo hace, la pena de prisión a la que se enfrenta podría verse ampliada.

 

La condena por blanqueo de capitales a la que hace frente la tonadillera y que comparte con otros imputados del caso Malaya, como Mayte Zaldivar, podría hacerse efectiva de aquí a diez días hábiles. Este plazo ha sido el que el juez le ha dado a Isabel Pantoja para que reúna la cuantía que se le impuso.

 

Una cuantiosa multa

 

El 23 de octubre podría ser una fecha que Isabel recordara toda su vida. Este día, la tonadillera debería haber conseguido reunir todo el dinero; de no ser así, pasaría a estar “en busca y captura”, y se procedería a su detención para que posteriormente ingresar en prisión.

 

1.147.000 euros es la cifra que Isabel Pantoja tiene que entregar a la justicia española. Aunque sus abogados aseguran que no tiene problemas de solvencia, la sobrina de la cantante, Anabel, por cuenta propia, se ha dedicado a pedir ayuda a algunos de sus compañeros de cadena, como Belén Esteban o Jorge Javier Vázquez. Lo hizo, dice, sin consultárselo a su tía, y ha pedido disculpas por haberlo hecho, ya que no sólo puso en compromiso a los dos televisivos, sino que también dejó en mal lugar a su tía.

 

Para hacer frente a esta multa, Isabel Pantoja podría vender algunas de sus posesiones más queridas, como la finca Mi Gitana o su casa en La Moraleja. De hecho, ya habría algunos interesados en hacerse con su residencia madrileña; en concreto, se ha hablado de unos ganaderos venezolanos amigos de Paquirri, con los que habría estado en negociaciones.

 

Un viacrucis que tiene su comienzo en mayo del 2007

 

De momento, sus abogados mantienen la calma y aseguran que están haciendo todo lo posible para evitar el ingreso en la cárcel de esta estrella de la música, que vio cómo su vida daba un vuelco cuando fue imputada por el caso Malaya en mayo del 2007. Entonces, y después de pasar una noche en las dependencias de la policía, comenzaba un calvario que dura hasta el día hoy.

 

Tras haber pagado una fianza de 90.000 euros, Isabel tenía que hacer frente a la más dura de las realidades: había sido imputada por un delito de blanqueo de capitales. Su particular viacrucis había comenzado y todavía estaba por llegar el juicio, en 2012,  donde vimos a una Isabel consumida y abatida. Su primer nieto nacía en este clima, logrando que la abuela pudiera distraerse, solo a ratos, del amargo trago que estaba atravesando.

 

Con la sentencia en firme del juez llegó el alivio. La folclórica estaba condenada a dos años de prisión, pero no disponía de antecedentes penales, lo que abría la posibilidad de que esta pudiera librarse de la cárcel. Aún así, sus abogados no estaban contentos con el veredicto del juez, por lo que recurrieron la sentencia ante el Tribunal Supremo, la más alta instancia.

 

10 días definitorios

 

El Supremo, sin embargo, ratificó la sentencia de la Audiencia de Málaga este pasado viernes, y ha sido hoy cuando Isabel recogía en el Juzgado de Alcobendas el requerimiento judicial definitivo ante el que sólo caben dos posibilidades: reunir el dinero y liquidar la deuda con la justicia, o afrontar un aumento de la pena. Tanto si paga como si no, la última palabra sobre el ingreso en prisión la tiene el juez. 

 

Desde hoy, tiene diez días en los que se decidirá la suerte de la que fuera la viuda de España.

 

Más Sobre...
Temas Relacionados