"Yo quiero ser feliz y disfrutar trabajando"

Maribel Verdú, en su gran noche en el Festival de Málaga

¿Y tú qué opinas?

Maribel Verdú
Gtres

25 de marzo de 2014, 10:28

Anoche, enmarcado dentrodel Festival de Málaga,Maribel Verdú recogíael premio Málaga Sur 2014, algo la ha llenado a la vez de alegría y de nervios, claro.

De manos de Aitana Sánchez Gijón, Maribel Verdú recogía este galardón que hadedicado asu abuela materna y a Ricardo Franco. Un reconocimiento a todasu carrera en el mundo del cine, que le hace especial ilusión ya que asegura que nunca antes había sido premiada en un Festival, pero que este "compensa todo".

Tuvimos la oportunidad de charlar con ella y esto fue lo que nos contó.

- ¿Supone un punto y aparte que te hayan un homenaje?

Todo son puntos y aparte en la vida. Cada momento es un punto y aparte pero yo los vivo todos como puntos y seguido. Como muchos puntos y seguido. No quiero que acabe nunca esto. Soy una mujer que vive el momento y vive muy intensamente todo. Quiero que sea un momento importantísimo, que se me quede en la memoria para siempre.

- Supongo que este tipo de cosas te hace echar un poquito el ojo atrás, a lo que has hecho, a lo que has vivido. ¿Volverías a empezar?

Volvería a empezar siempre y cuando viviese todo lo que he vivido. Con las cosas buenas, con las cosas malas, con las decepciones, con las alegrías, con las malas películas, las regulares, las buenas, con las buenas experiencias, con las malas experiencias porque forman parte de la vida, es lo que se te queda ahí. Es lo que te ayuda evolucionar como persona y como actriz. Si no te pasan cosas buenas en tu vida, o malas, sobre todo, las malas, ¿qué vas a dar y entregar a tus personajes para que puedan creerte? Para que tengan verdad? Dicen que los ojos son el espejo del alma, a través de los ojos de una persona puedes ver lo que ha vivido. Mira. El otro día escuché una entrevista en la radio a un cura que ha escrito y libro y decías unas cosas muy bonitas. Hablaba de la búsqueda de los seres humanos, de sus deseos. El decía que el deseo es de ser feliz claro, pero que creía que en realidad no era eso lo que había que buscar, que el objetivo estaba en vivir con intensidad cada momento de la vida. Los buenos y los malos. A saco. Estoy totalmente de acuerdo. Vivir las cosas con medianerías es triste. Para mi eso es mejor que la feliciad, que sucede en tan pocas ocasiones y dura tan poco... Así, al menos, puedes pensar que la intensidad la pones tú.

- Pero tú eres de vivir intensamente, de disfrutar intensamente, ¿no?

Yo soy muy disfrutona. Claro que sufro, sufro mogollón, pero no quiero que se me note. E intento fingir muy bien porque nadie tiene por qué comerse un marrón. Solo lo sabe lo que me pase un circulo hiper reducido y si puedo ahorrárselo mejor, ya lo digiero yo a mi manera. La gente quejica que se entrega a la complacencia me pone muy nerviosa. Creo que todo es cuestión de actitud a la hora de enfrentarse a las cosas. A mi me han pasado cosas duras, muy heavyes, pero que no vas a saber nunca. Esa gente que cuenta sus miserias e intimidades yo digo: madre mía. Yo me moriría de la vergúenza porque no lo entiendo. Que eso tampoco quiere decir que haya que ir de happy por el mundo. Para mi eso es imposible por todo lo que nos rodea. Soy una persona que empatiza con lo que pasa a mi alrededor y es imposible ser feliz con lo que la gente pasa esté o no cerca de ti. Lo bueno es estar e un punto medio. Aunque estar en el top hoy no me lo quita nadie.

- Por lo que decías de empatizar con lo que sucede en el mundo y por ser un rostro tan conocido a veces has sido blanco de muchas críticas,¿no?

Lo que tengo clarísimo, de lo que más consciente fui y más tranquila estoy es que es imposible gustar a todo el mundo. Es imposible caer bien a todos. Completamente imposible. Da igual quién seas eh?. Seguro que hay alguien que tiene algo que decir de la Madre Teresa de Calcuta. O que hay un desalmado por ahí que critique al padre Vicente Ferrer. Imagino que tienes que vivir con ello y más si te dedicas a esto, si tienes opinión, cabeza, piensas y opinas. Ahí. Obviamente te la juegas. Y esto lo he aprendido a lo largo de los años, y no tanto con la experiencia como con la lectura. Que son muy malos los prejuicios- Cómo encierran a uno en vez de abrirle al mundo. Pero a todos. A mi también. No te has encontrado alguna vez con alguien de la que pensabas no sé qué y resulta que es divina? Somos así. Le pasa a todo el mundo, pero yo lucho porque no me pase a mi.

- De tu carrera, ¿quées lo que guardas con más cariño?¿qué pelis te quedas para ti?

Eso es muy dificil... Ahora, sí que te puedo decir que recuerdo con furia visigoda unas cuantas. Que a la vez saco cosas buenas de ellas, amigos, y venga para casa, pero recuerdo cuatro o cinco que ufff. Las demas, me las quedo todas. Con mayor o menor repercusión, de más o menos éxito,pero todas, porque para mi lo importante es el viaje. Que el resultado sea estupendo también, pero si el viaje ha sido gustoso, me basta. Yo quiero ser feliz y disfrutar trabajando. Es más, si me dijeran: Maribel, mañana te va a llamar un super director que es la bomba, pero te va a tocar sufrir porque es dificil porque te va a poner en tesituras complicadas, diría: ¿Perdona? Ni de coña. Yo me quedo en mi casa. No quiero sufrir, Yo quiero reirme, hablar... Eso de shhhh que están concentrándose... ufff yo me muero. Me quiero ir a mi casa.

- ¿De quién te acordarás cuando recibas el premio?

Obviamente de todos mi amigos. De mi madre, de mi padre, de mis hermanas, que no estarán y que vivien todo esto de una manera fabulosa. Con mucha emoción e ilusión. Pero, personalmente, me acordaré de dos personas que recuerdo siempre que me pasa algo bonito, o algo feo y digo, jo, dadme fuerzas para salir de esto. Dos personas que se alegrarían de todo lo que me pasa y pienso siempre en ellos: mi abuela materna y Ricardo Franco.

Noticias relacionadas