Fincas, casas de vacaciones, arte…

Así repartió la duquesa de Alba su millonaria herencia

¿Y tú qué opinas?

Duquesa de Alba

20 de noviembre de 2014, 17:46

Por CONCHI ÁLVAREZ DE CIENFUEGOS

 

Cayetana no esperó a no estar para repartir su herencia. Quiso hacerlo antes de su tercera y última boda, porque parecía que era un tema que a sus vástagos les preocupaba sobremanera. Ella, tajante, tiró por la calle de en medio. La herencia se repartiría antes de casarse.

 

Además, Alfonso Díez, su amor en la madurez, renunció a cualquier derecho y no quiso que le correspondiera nada como futurible viudo, salvo alguna cosa que, por expreso deseo de ella, le quisiera dejar.

 

Considerada como una de las mayores millonarias de España, su patrimonio, entre obras de arte, palacios, terrenos y casas, asciende a más de 3.000 millones de euros, según calculó Forbes cuando la posicionó en el número 8 de los españoles más ricos. Un patrimonio que hoy sí, pasa a repartirse entre todos sus hijos y nietos.

 

Carlos, el mayor beneficiado

 

Al hijo mayor, Carlos, heredero del título duque de Alba, ha ido destinada la fundación Casa de Alba y todo su patrimonio. Estamos hablando de una de las mayores colecciones de arte privadas del mundo. Tiziano, Rubens, Goya o Velázquez, son sólo algunos de los maestros de la pintura cuyas obras cuelgan desde hace años en las paredes de la fundación. Además, cuenta con una biblioteca de 18.000 ejemplares plagada de rarezas. Una primera edición del Quijote, la primera Biblia que se imprimió en español, anotaciones del propio Cristóbal Colon y hasta el testamento de Fernando ‘el Católico’, son algunas de las piezas que más admiración despiertan.

 

De Carlos será también el palacio de Liria, en Madrid, así como el de Monterrey de Salamanca. Desde hace tiempo, el primogénito tomó el mando de las principales empresas familiares, además, heredó algunas de las mayores extensiones de tierra de España, como el latifundio que posee en El Carpio, Córdoba.

 

El hijo mayor de Carlos, Fernando, ha sido el escogido por su abuela para heredar su casa más amada, el palacio de las Dueñas en Sevilla, su última morada. Fue una decisión que levantó mucha polémica en su día, puesto que se esperaba que palacio sevillano fuera a parar, también a Carlos.

 

Fincas rústicas, explotaciones y mansiones para el resto

 

Por su parte, Alfonso se quedó con fincas de terreno rústicas y con el castillo de El Tejado, en Salamanca, además del territorio que lo circunda. Dentro de las empresas familiares, le correspondió Agralsa, dedicada a las explotaciones agrícolas y ganaderas.

 

A Jacobo, entregado desde hace años al mundo de los libros con su editorial Atalanta, también le correspondieron algunas fincas rústicas. Fernando, por su parte, heredó la casa de Marbella, uno de los destinos preferidos de la duquesa para descansar en el verano. También le pertenecen propiedades agrícolas.

 

Cayetano recibió la mayoría de las explotaciones agrícolas, esas mismas que le valieron tantas críticas por parte de los jornaleros. Para él fue la Eurotécnica Agraria y la de Actividades Agrotécnicas, además de uno de los palacios del norte de doña Cayetana, el de Arbaizena, en San Sebastian, y el cortijo sevillano de Las Arroyuelas.

 

La menor de la familia, Eugenia, se quedó con una de las casas más queridas de la duquesa, Sa Aufabaguera, en Ibiza. Madre e hija adoraban pasar las vacaciones en la isla Pitiusa y sus estampas disfrutando del mar y la playa eran habituales. Para Eugenia también ha quedado el cortijo de Sevilla La Pizana.

 

¿Aún así Alfonso podría quedarse con algo?

 

Hay que recordar que este reparto de propiedades ha quedado dividido en tres partes iguales que corresponden a una herencia legítima, la de mejora y la de libre disposición. Es en la parte correspondiente a la de libre disposición la que ha presentado más problemas, puesto que con ella la duquesa de Alba podría haberla cedido a quien hubiera querido (Alfonso Díez incluído), o bien donarla  a esas organizaciones con las que colaboraba o, incluso, a la hermandad del Cristo de los Gitanos, de la que tan devota era.

 

Más Sobre...

Lo más visto

  1. El peor momento de Antonio Orozco
  2. El nuevo dardo de José Luis Moreno dedicado a Sandra Barneda
  3. "Durante muchos años tuve miedo a hacerme las pruebas del VIH"
  4. Las cinco cosas que se llevó Alba Carrillo de casa de Feliciano López y que quizá tenga que devolver
  5. Esta semana, en Lecturas, Kiko, Makoke y sus hijos nos reciben en su casa