Más de 80.000 personas visitan la capilla ardiente

Alfonso Díez: "No sé si supe decirte lo que te quise"

¿Y tú qué opinas?

Alfonso Díez, el viudo

21 de noviembre de 2014, 10:17

"No sé si supe decirte lo que te quise, te quiero y te querré". Una corona trufada de rosas rojas descansaba a los pies del féretro de la duquesa de Alba con estas palabras escritas en dorado en una cinta blanca. La misma corona, la única, que ha acompañado al coche fúnebre. Es de Alfonso Díez, el viudo de Cayetana, un hombre cuyo amor se cuestionó tantas veces y cuyos ojos, estos días, dejan claro que nunca falló. Ni lo hará.

 

Con la mirada enrojecida, el gesto desencajado, algo perdido incluso entre la multitud de familiares y conocidos, Díez saluda, se sienta, se frota la cara, trata de guardar la compostura... pero nada consigue esconder su dolor. Mucho más delgado que hace unos meses y con algunos años de más ganados de pronto, el tercer marido de la duquesa de Alba ha derramado lágrimas sin control.

 

"¡Qué va a ser de mí, que va a ser de mí! ¡Que se me va Cayetana! ¡Qué va a ser de mí!". Los gritos de súplica y de desconcierto se los lanzaba por teléfono a Carmen Tello, íntima de la duquesa, en la llamada que realizaba para contarle lo sucedido. Era ya el viudo de Cayetana Fitz-James Stuart. Y lejos de frotarse las manos por la posible herencia que vaya a recibir, como muchos habían porfiado, Alfonso Díez busca luz en un futuro que ve negro.

 

Tiene a la que ha sido su familia en los últimos años, los miembros de la Casa de Alba. Y parece que estos días tendrá también a Sevilla entera. Porque según los datos del Ayuntamiento, hasta 80.000 personas han pasado por la capilla ardiente abierta en el Salón Colón del Consistorio. "Estamos impresionados del cariño que Sevilla le tiene a mi madre", ha declarado Carlos Fitz-James Stuart, duque de Huéscar y futuro duque de Alba.