Toques y retoques

Por fin una celebridad se atreve a hablar de lo horrible que es una depresión post-parto

1 / 7

1 / 7

Adele

2 / 7

Alanis Morrisette

3 / 7

Brooke Shields

4 / 7

Celine Dion

5 / 7

Gwyneth Paltrow

6 / 7

Hayden Panettiere

Más Sobre...

Madres famosas Cantantes famosos

7 de noviembre de 2016, 12:50

Últimas noticias: tener un hijo no te convierte en un unicornio. No en serio, no lo vas a ser. Tener un hijo puede ser una experiencia maravillosa, pero eso no te convierte en alguien completamente extasiado del amor. Puede que te ocurra, pero si no es así, no pasa nada. Y de eso, jamás se habla.

Me refiero a la depresión post-parto. Una fase que no pocas mujeres atraviesan –también algunos hombres- y que viene motivada por los bruscos cambios hormonales a los que ha sido sometido el cuerpo y a su nueva situación vital. Ser madre no era la bicoca que nos habían prometido en los libros leídos durante el embarazo. De pronto, miras a ese ser que has creado, no lo entiendes y te preguntas si tu vida a partir de ahora deberá girar en torno a él. Lo ves ajeno a ti. No lo reconoces. Y de eso, queridos todos, no se habla. Se habla de las lágrimas de la madre al ver al recién nacido, del recuerdo de su olor, del pecho rebosante de felicidad… No todo el mundo se siente así, y precisamente porque no se habla, el sentimiento de culpa (por si no tuviéramos suficiente con el panorama) es tremendo. Nos autoincriminaremos “malas madres” desde el primer minuto de vida de nuestro hijo e, incluso, las más extremistas se imaginarán su epitafio “se enterneció más con el final de ‘Friends’ que con el nacimiento de su hijo”.

Pero, afortunadamente, cada vez más mujeres derriban tabúes. Igual que antes no estaba bien visto que hablásemos de sexo, tampoco estaba bien visto que una admitiera lo mal que llega a sentirse en los primeros días en ‘Maternidad World, la Disneylandia de los llantos’. Adele ha alzado su voz para poner rostro a todas las mujeres que como ella no recuerdan el nacimiento de su hijo como un paseo rodeado de piruletas y ositos de gominola como siempre se nos ha hecho creer.

Cuenta la británica a Vanity Fair que cuando nació Angelo, su único hijo, pensó que no había hecho bien en traer al niño al mundo. “Tuve una grave depresión. Estaba obsesionada con mi hijo. Creí haber tomado la peor decisión de mi vida”, todo este sentimiento venía en parte motivado a su falta de experiencia y, de nuevo, la culpa, saludándonos a todas las mujeres por haberse marchado de nuestras vidas solo una fracción de segundo. ¡Eh, Culpa, cuantísimo te he echado de menos! ¡Casi me estaba sintiendo bien conmigo misma! ¡Que no vuelva a suceder!

La ganadora de un Oscar por su tema para ‘Skyfall’ reconoce que no deseaba estar con su hijo y le aterrorizaba hacerle daño. No saber, si, en definitiva estaba cumpliendo con los estándares que socialmente se nos han impuesto. Poder hablar de este tema le ha llevado tiempo; ahora Angelo tiene 4 años; ella lo tuvo con 24, cuando acababa de acariciar el cielo con su disco ‘21’.

En este momento no cambiaría por nada al niño, es su mayor alegría, pero reconoce que no volvería a quedarse embarazada. No fueron semanas fáciles para ella, y prefiere disfrutar de Angelo, antes que embarcarse, de nuevo, en otro embarazo.

Una vez más Adele, estamos contigo. Y no sabes cuantísimo te entendemos.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Loading...