No es por maldad

Sí, pero... Antonio Tejado

Antonio David Flores Pilar Eyre
Antonio Tejado
Pedro Pernía

28 de mayo de 2016, 12:20 | Actualizado a

Yo te veía ahí, jovencillo, a merced de una mujer tan intensa como Chayo Mohedano y una tía tan potente como María del Monte y disculpaba tus múltiples chorradas pensando que al final la vida te convertiría en una persona digna y responsable. Parecía que ibas bien encaminado.

Sí, pero...

Aquella paloma ingenua se convirtió en un adulto arrogante que se creía irresistible y utilizaba su supuesto atractivo para largarnos unas bolas en televisión que temblaba el misterio. Qué bobo eres, muchacho. Pero todavía estás a tiempo de rectificar, mírate en el espejo de Antonio David Flores, que tuvo unos comienzos como los tuyos y ha sabido reciclarse hasta el punto de que si me dicen que ha escrito un ensayo sobre Kierkegaard me lo creo y corro a comprarlo para tenerlo en la mesa de noche. Al libro, pero a Antonio David, si quiere, también.

Relacionado con esta noticia

Relacionado con esta noticia

Relacionado con esta noticia

Relacionado con esta noticia

Noticias relacionadas

Más Sobre...

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Lecturas?