"¿Hay alguien que no haya mandado a su pareja una foto o un vídeo sexy?"

¿Y tú qué opinas?

Olvido Hormigos e internet

3 de junio de 2015, 09:54

Creo que mandar una foto o un vídeo sexy a tu pareja es un juego erótico habitual que da mucho morbo. Está claro que para hacerlo debes tener mucha confianza en la persona a quien se lo envías y, aún así, en algún momento puede traicionarte, si no, que me lo digan a mí. Pero ya os digo que es algo que veo absolutamente normal si la persona con la que mantienes una relación no es un ‘capullo’ como fue en mi caso.

Es verdad que cada día doy gracias a Dios porque mi vídeo no era demasiado explícito, era la primera vez que lo hacía, me daba muchísima vergüenza y solo dejé que se me viera el pecho. Pensaba que solo lo vería el chico a quién se lo envié... Lo que sucedió después es algo que ya sabéis todos.

Lo he dicho en varias ocasiones, fueron los días más horribles de mi vida, me sentía tan avergonzada… no era capaz de mirar a los ojos a nadie. Ahora, casi tres años después, me pregunto ¿qué hice yo que no haga la mayoría de la gente? Aunque estoy segura de que si me pasara ahora sería igual de difícil, lo digo porque el otro día tomando algo con unos amigos me dijeron: “¿has visto el último vídeo que circula por WhatsApp de una chica tocándose?”, dije que no y que no me interesaba verlo. Algunos de los comentarios que escuché sobre el vídeo fueron: “¡Vaya una guarra!”. Solo puedo pensar que no entiendo a la gente, ¡acaso no lo hace ella en la más pura intimidad y nadie debería verlo a excepción del imbécil al que iba dirigido! ¿No sería mejor que los comentarios hubiesen sido: “¡Vaya un cerdo!” y “¿Quién ha difundido este vídeo?”

Si hay algo que me hace sentir mejor con ese pasado que pretendo borrar y que tanto me hizo sufrir es que el 1 de julio entrará en vigor el nuevo Código Penal con la que en su momento llamaron ‘Ley Hormigos’, que incluye sanciones, que pueden llegar a un año de cárcel, por la difusión no autorizada de imágenes o grabaciones íntimas.

Insisto, veo absolutamente normal que se puedan utilizar las tecnologías como un juego erótico y estoy segura de que la mayoría lo habéis probado, o ¿me equivoco? A mi me dio mucho corte hacerlo pero a quien de verdad se le debería de caer la cara de vergüenza es a quien lo colgó en Internet.

Más Sobre...

Por Olvido Hormigos

Cuando estalló el escándalo de mi vídeo sexual, me quedé completamente sola. Empecé mi diario, donde plasmaba las confesiones que no le había hecho jamás a nadie. Cuando me ofrecieron publicar un libro pensé que era dar un paso más hacia mi libertad, a ser fiel a mí misma. Así nació ‘El abrazo infiel’, mi novela. Así, sin miedo al qué dirán, afronto ‘El abrazo infiel’, mi blog.