¿A quién votaríais en mi situación?

¿Y tú qué opinas?

Olvido Hormigos

20 de mayo de 2015, 09:00

“La política está bastante desprestigiada para que nosotros contribuyamos a ello” me dijeron mis compañeros de partido para que presentase mi dimisión. Nunca olvidaré esa frase.

 

Sucedió hace casi ya tres años y cada día me decepciona y asombra más al recordarlo, sobre todo cuando leo datos sobre los 2.000 imputados por corrupción, los políticos en prisión o acercándose al banquillo y las numerosas macrocausas a punto de llegar a juicio. ¡Esto sí que es vergonzoso! Y a mí me pidieron que dimitiese por algo ocurrido en mi vida privada…

 

Los recuerdo como los peores días de mi vida. En ese momento creía que lo de menos era que mis compañeros me pidieran que dimitiese. Pensaba que tenía problemas mucho más importantes pero, con el paso del tiempo, me he dado cuenta de que la dimisión, la traición, la violación de mi intimidad, los comentarios y juicios a los que fui sometida contribuyeron a hacerme un profundo daño que considero irreparable.

 

La prevaricación, el cohecho y la malversación de fondos públicos están en los telediarios cada día. Yo no hice nada de todo eso, es más, ni siquiera cobraba. Entonces pienso, ¿nos interesa con quién se acuestan o se levantan nuestros dirigentes políticos?  ¿No está su honradez y profesionalidad por encima de sus gustos y prácticas sexuales?

 

Me pasa como a la mayoría de vosotros, estoy desencantada con la política, harta de que nos roben, de la cantidad de parados, de los desahucios, de los sueldos y contratos miserables, de que nuestros jóvenes tengan que buscar trabajo fuera de nuestras fronteras…

 

El problema del paro me afecta personalmente como a tantas familias en este país. Mi hermano, con 55 años, lleva años sin encontrar trabajo y una de mis hermanas trabaja en condiciones laborales que no deberíamos permitir, pero por necesidad tragamos con todo. Yo dejé de ejercer como profesora debido a los recortes en educación y, aunque haya gente que lo critique, he tenido que aprovechar otras oportunidades.

 

Se acercan las elecciones y de verdad que no dejo de darle vueltas, ¿voto a aquellos que me dijeron: “no eres lo suficientemente digna para estar con nosotros”? Me duele tener que hacerlo pero, por otro lado, creo que no me debo dejar llevar por el rencor, mostrar más sentido común y menos hipocresía que ellos conmigo y mirar por los intereses de mi pueblo, Los Yébenes, del que me siento orgullosa.

Por Olvido Hormigos

Cuando estalló el escándalo de mi vídeo sexual, me quedé completamente sola. Empecé mi diario, donde plasmaba las confesiones que no le había hecho jamás a nadie. Cuando me ofrecieron publicar un libro pensé que era dar un paso más hacia mi libertad, a ser fiel a mí misma. Así nació ‘El abrazo infiel’, mi novela. Así, sin miedo al qué dirán, afronto ‘El abrazo infiel’, mi blog.