En el punto de Mila

Mila habla de esos personajes maduros que encuentran el amor y afirman: "Estoy pasando por la etapa más feliz de mi vida"

Isabel Preysler Mario Vargas Llosa Mila Ximénez
Isabel y Mario

Más Sobre...

Parejas famosos

24 de febrero de 2016, 07:00

A partir de una edad, en este caso los 60, vas entrando en un bucle de desidia que te desinfla el alma y te hincha los tobillos. Crees que tu vida ya solo puede adquirir billetes para trayectos cortos, con compañeros de viaje que miran con nostalgia las huellas en el cristal que dejan niños que se apasionan con lo que les ofrece cualquier imagen del exterior.
Así que hoy voy a recoger mis recuerdos lúdicos y voy a darle un vuelco a las críticas que hago, a veces, con gente que se niega a coger el tren de cercanías y sigue apostando por el de alta velocidad.
Tres personajes maduros que se pintan sonrisas de impúber y posan atraídos por la luz fatua del fotógrafo: Isabel Preysler, el escritor Vargas Llosa y el marqués de Griñón.

Relacionado con esta noticia


Titulares coincidentes: “Estoy pasando por la etapa más feliz de mi vida”. Nada nuevo. Es cierto, pero ese mensaje también hace que muchos abran los brazos a la esperanza perdida. Es un periodo en el que se nos mandan mensajes preñados de rendición como estos: “Yo ya lo he vivido todo”. “¿Un hombre en mi vida ahora? ¡Quita, quita!”. “Cuando te liberas del sexo, tu vida y tu mente fluyen con más armonía”... Es posible. Me viene a la memoria una letra de Patxi Andion de un preso que libera a su mujer con esta frase: “Sé que las entrañas te laten y necesitas a otro que las desate”.
Y doy paso a mi parte frívola que se revuelve cuando me pongo tan intensa: ¿El Nobel se ocupará de desembrollar las entrañas a la Preysler? ¿O caerá rendido a los focos y dejará la novela para hacerle las memorias a Bruce Jenner, ahora Caytlin, padre de las Kardashian?
De todas formas, espero que sean felices y nos regalen momentos de intimidad. Un embarazo parece descartable, pero les animo a que sigan cruzando fronteras con francotiradores que disparan a la esperanza. No me gusta Vargas Llosa, creo que lo he dejado claro siempre que hablo de él. Tiene surcos en la cara rellenos de engaños. Isabel ha acertado en recogerlo ahora. La edad amaina las fugas a otras pieles. De Griñón he hablado menos, pero me dicen que esta vez no ha acertado.
Sabéis que me debo a los que me leéis y nunca doy un paso atrás para decir lo que pienso.
Esta vez... ¡Muda! Que hablen otros. Hasta la semana que viene. Mañana me voy a oler a mis nietos. ¡Los necesito tanto!

Relacionado con esta noticia

Noticias relacionadas

Más Sobre...

Loading...