"Las Campos se manejan con astucia en tiempos de tormenta"

¿Y tú qué opinas?

Blog mila

7 de diciembre de 2016, 07:00

Parece que hay que empezar a sentirse con ánimo navideño. El alumbrado ya nos está guiñando el ojo para dejarnos llevar por el exceso: exagerar con las compras, forzarnos en los abrazos anuales, en engullir familia y colesterol, en fingir perdones a lo que ocurrió en un tiempo pasado aunque, en realidad, sucediera anteayer. Pero, bueno, cuando llegan a nuestros oídos los sonidos navideños, cualquier flauta desafinada se arrincona y viene un coro de ángeles a emitir sonidos celestiales.

Espectáculos navideños

Durante semanas veremos posando junto al árbol navideño, y con sonrisas encriptadas, a parejas que exhibirán su farsa a golpe de talonario y glamour por encargo. Las historias sórdidas se vestirán de gala y mirarán a la lejanía de la realidad con muecas de mimo, ocultando el sombrero de las ganancias. Los truhanes conseguirán que sus traiciones se minimicen. Y las traicionadas huirán del abandono que las ha desalojado del círculo perfecto. Tal vez Isabel Pantoja acabe reuniendo a su destruida familia, todos unidos bajo el decreto del desahucio económico.
Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa nos pondrán los dientes largos como morsas ‘pillados casualmente’ en uno de esos paraísos inaccesibles para la mayoría de los humanos, adonde habrán viajado con el pretexto del descanso de una fatiga que ya querríamos para nosotros. Las Campos estrenarán su ‘reality’, del que me cuentan que va a sorprender. Y mucho. Ellas se saben manejar con astucia en tiempos de tormenta.

Falsas ricas y ricas de verdad


Mar Flores se vestirá de gala trotando detrás de su nuevo novio, Elías, mientras él cabalga hacia la vecindad con Felipe González, según me han contado. Porque aquí nadie da puntada sin hilo. Mi amigo Jorge Javier volará a un destino que me pondrá los dientes más largos de lo que me los ponen los Vargas-Preysler. Las falsas ricas harán sus mercadillos solidarios para disimular que los beneficios caen en sus bolsillos primordialmente. Su tiesura y sus talantes dejan poco margen a ninguna obra social, pero queda ‘chic’ la puesta en escena. Y las ricas de verdad blandirán sus tarjetas por las tiendas más caras sin llamar la atención como las anteriores. En eso consiste ‘el quiero… y puedo’.
En fin, que me ponen mucho los espectáculos navideños. Pero lo que más me gusta es el aroma de los desayunos con Alba y mis nietos, oliendo a azúcar y desnudos de farsa.

Más Sobre...
El blog de Mila Ximénez

Por Mila Ximénez

Comienzo una nueva andadura como colaboradora de Lecturas. Una aventura que voy a disfrutar, sin duda. Cada semana os hablaré de todo aquello, y aquellos que me hacen revolverme, indignarme o divertirme. Siempre con el leve filtro y la pasión que me caracterizan. Todo bajo el punto... de Mila.