En el punto de Mila

En su enfado, Cantudo ni vio ni escuchó

Mila Ximénez
María José Cantudo

30 de agosto de 2017, 07:00

Tengo que reconocer que, con el paso del tiempo, esta mujer me ha atrapado. Tiene un temperamento disciplinado que me fascina. Es cierto que le han dibujado un pasado que nada tiene que ver con el relato que ella hace de su vida. Yo no entro ni salgo en las verdades o mentiras que han cocinado en los fogones de su entorno. Pero lo que es indiscutible es que su carrera se ha fraguado a golpes de tacón en los escenarios de los teatros y siendo protagonista de carteleras durante muchos años.
Me apena que se quede en los recortes en vez de disfrutar de los titulares. La realidad es que ha sido vapuleada por compañeras que habrían matado por ocupar su sitio, y han desperdigado su envidia convertida en basura por doquier. Pero ella tiene un talento innato para no caer en la torpeza de la respuesta mediática. Lo justo es reconocer que es poco amiga de abatir al enemigo públicamente. Al menos, yo la he oído poco o nada arremeter contra alguien. Pero sí defender un pasado de trabajo que nadie puede negarle.
Una vez dicho esto, no me gustó su actitud ante un vídeo absurdo que nadie tuvo en cuenta, y que ella defendió con una creíble rotundidad. Y que, desgraciadamente, solapó el homenaje que se le hizo a su carrera.
La Cantudo tiene raza y sabe disparar al objetivo con temple. Está entrenada para repeler las balas del adversario. Y se equivocó en el tiro a mi compañera María.

Tiene el cariño de la gente

En medio de su enfado tenía al público entregado y aplaudiendo cada uno de sus argumentos.
Pero ella ni vio, ni escuchó. Fue una pena. Tengo que decir que me fui del plató con una sensación amarga. Ojalá se tranquilice y sepa leer el cariño que tiene de la gente que ha llenado teatros para verla. Y el respeto con el que siempre ha contado por parte de nuestro programa.
Es una pena que una estrella como ella se debilite ante cualquier fuego fatuo que se perdería en el estallido si ella no le diera mecha. Muchos pensaban que su carrera sería una pompa de jabón que no tardaría en diluirse en la primera brisa de aire. Pero no fue así. María José Cantudo ha permanecido en el tiempo, alejada del ruido de la calle. Y sin perder ese misterio que la hace permanentemente actualidad. Espero verla pronto. Ojalá sea así.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Más Sobre...

Loading...