En el punto de Mila

"Dulce es el retrato de un abandono humillante"

Isabel Pantoja Mila Ximénez Dulce Delapiedra
Dulce Delapiedra

Más Sobre...

Televisión Familias Polémicas de famosos Telecinco Sábado Deluxe

25 de octubre de 2017, 07:00

Dulce sí, Dulce no. En su aparición en ‘Sábado Deluxe’ consiguió que al menos me lo replanteara. Hubo momentos en los que me apetecía arroparla y otros, empujarla a descerrajar la puerta de ese miedo y ese respeto inútil que tiene por los Pantoja.

Hemos tenido muchos desencuentros ambas. Y es cierto que nunca quise ver más allá de su comportamiento. Pero en el ‘Deluxe’ intenté acercarme un poco más, y es fácil ver el dolor de un maltrato continuado en su vida.

Pantoja elige bien su entorno. Normalmente son perfiles blandos y fáciles de deglutir. Chabelita la intenta imitar. Aunque al final tengo la impresión de que es ella la engullida.

Dulce es la viva imagen de un animal herido y abandonado a su suerte, pero sigue lamiéndose las heridas, incapaz de señalar públicamente al autor de sus disparos. Se revuelve incómoda cuando le llegan a tocar el alma. Y decide volver a algún recuerdo que le proporcione migajas de afecto. Poca gente conoce a la madre de Chabelita como ella. Nadie como ella ha compartido las glorias y miserias que la tonadillera lleva prendidas en los zulos de su vida.

Dice que jamás volvería a formar parte de ella. Y mientras lo dice, su tono la traiciona. Sé que habrá tenido momentos de felicidad en su convivencia con todos ellos, pero su gesto adusto y triste denuncia largos periodos de tristeza.

Sí. Lo cierto es que Dulce ha conseguido sacarme de quicio durante mucho tiempo. Me parecía de una siniestridad solo comparable a la de su jefa, Isabel Pantoja. Sin embargo, el sábado consiguió provocarme cierta ternura. Se defiende con torpeza en los ataques, y eso denuncia la incapacidad que le han dejado sus largas estancias en barricadas. Y es el retrato del abandono más humillante y doloroso.

Dulce también confiesa estar en tratamiento psicológico, pero creo que la única medicación que le curaría el alma sería revolverse y aullar su rabia con la misma intensidad con la que muerde sus silencios.

Lo increíble es la capacidad que tiene la tonadillera para tener siempre gente dispuesta a sellar sus pozos negros, a pesar de haber peligrado todos en caer en uno de ellos.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Más Sobre...

Loading...