Corte y confección

Ylenia, la tragedia interminable

Mariángel Alcàzar
Romina y Albano
GTRES

24 de noviembre de 2015, 10:00

De todas las historias que duran y duran y tiñen de negro las crónicas rosas, la más recurrente es la que afecta a Ylenia Carrisi, la hija mayor de Albano y Romina Power, desaparecida en Nueva Orleans en enero de 1994 y dada oficialmente por muerta veinte años después.  Hace solo unos días, el nombre de la joven desaparecida que ya tendría 45 años volvió a resonar a raíz de una información que aseguraba que a Albano se le habían solicitado unas muestras de ADN para compararlas con el cuerpo de una mujer aparecido en Florida. Con esos mimbres se construyó una historia que alimentaba la posibilidad de que, por fin, se hubiera encontrado a la pobre Ylenia, pero lo cierto es que, como en todos los casos de desaparecidos, cuando la policía encuentra un cuerpo no identificado lo que se hizo fue comparar su ADN con todos el de las personas que han denunciado que alguno de sus familiares se fue para no volver.

Sea como sea, a raíz de este nuevo acontecimiento, Yari, el hermano de Ylenia, y el propio Albano han regresado a la televisión para volver a hablar del tema. El cantante tuvo una contestación muy dura a la pregunta de María Teresa Campos quien, en su programa 'Qué tiempo tan feliz', le dijo si no preferiría encontrar el cuerpo de su hija para poder cerrar la herida. Albano respondió, con toda crudeza, que él sabía que Ylenia estaba muerta y  no necesitaba que nadie se lo certificara.

La diferente manera de afrontar la desaparición de Ylenia, cuando los años demostraron que lo más probable es que la chica hubiera muerto tras lanzarse a las aguas del Missisipi, acabó con la romántica unión de Albano y Romina Power que se casaron en 1969 cuando ella tenía solo 18 años y el 27. La jovencísima hija del fallecido Tyrone Power y Linda Christian, nacida en Los Ángeles y acostumbrada a los divorcios y las familias alternativas, se casó con un cantante italiano, nacido en una familia tradicional del sur de Italia. Lo que parecía una unión sin futuro, acabó siendo un matrimonio sólido y feliz y Romina dejó las frivolidades de Hollywood por la tranquilidad y la sencillez de Cellino San Marco, el pueblo natal de Albano, donde vivían entre viñas y pizzas y donde salían para sus exitosas giras: él con su voz imponente y ella con su dulzura que les hicieron famosos en medio mundo.

Todo se rompió el día en el que desapareció Ylenia. El matrimonio afrontó juntos la desgracia pero el paso de los meses y de los años acabó por dinamitar su unión cuando Albano acabó por aceptar que su hija había muerto y Romina se negó a enterrar a su hija hasta que no le entregaran su cuerpo. Mientras Albano dejaba en manos de la policía la resolución del caso, su mujer empezó a consultar a videntes y a frecuentar extraños grupos de ayuda con el fin de sobrellevar la situación.  

Romina dejó Cellino San Marco y se fue, primero a Roma, y luego a Los Ángeles, y dejó atrás un pasado doloroso, mientras Albano se buscó una novia, Loredana Lecciso con la que tuvo dos hijos más y de la que acabó separándose. Han pasado los años y si algo está claro es que Albano a pesar de dar por muerta a su hija, la sigue teniendo, como no podía ser de otra manera,  muy presente y, en cada una de sus apariciones, no solo se duele de la tragedia sino de las consecuencias es decir, de la ruptura de la familia y, por encima de todo de la pérdida de Romina.

Noticias relacionadas

Loading...