Corte y confección

Tom Cruise ejerce de esclavo

Mariángel Alcàzar
Tom Cruise

Más Sobre...

Operaciones estéticas Así han cambiado

16 de febrero de 2016, 12:36

No repuestos aún del susto producido por la nueva cara de Flavio Briatore, el actor Tom Cruise ha aparecido en la entrega de los premios Bafta (los Goya británicos) con evidentes muestras de haber pasado por el quirófano, una nueva imagen que le garantiza la entrada en el club de los operados donde siempre figurará en un lugar de honor el fallecido Michael Jackson. No es la primera vez que Cruise acude a la cirugía estética ya que en su juventud, antes de ser superfamoso, se sometió a una rinoplastia, es decir se cambió la forma de la nariz para ser más fotogénico, una práctica bastante habitual entre los aspirantes a actor y también entre algunas princesas.

Relacionado con esta noticia

La cuestión es que Cruise, tras sus últimos retoques no se parece ni a si mismo. Camino de los 54 años, el actor ha seguido la estela de Sylvester Stallone y Mickey Rourke que han caído varias veces en la tentación de convertir su cara en una caricatura aunque aún resulta más incomprensible que incluso lo hayan hecho Al Pacino y Robert Redford.

Seguramente todos los actores y actrices sometidos a las leyes del implacable mercado de Hollywood se han operado de algo para seguir trabajando, algunos lo han hecho con mesura para paliar el paso del tiempo y otros, lo que finalmente han quedado desfigurados, han sido víctimas de su propia obsesión por parecer sus hijos o de la mala praxis de algún cirujano plástico.

Hasta ahora parecía que los hombres no estaban obsesionados por la cirugía estética, entre otras cosas porque sobre ellos no recaía la presión que se ejerce sobre las mujeres en general y las actrices en particular. Un actor puede hacer de galán hasta una edad muy avanzada y en el cine, como en la vida, se ven tipos de 70 años emparejados con señoritas que podían no ya sus hijas, sino incluso sus nietas. Las actrices tienen una carrera más limitada si juegan con su atractivo físico y, desde luego, dejan los papeles protagonistas en cuanto cumplen los 35 y muchas creen que con la ayuda de los retoques estéticos y la cirugía pueden alargar su carrera hasta los 50, algo que consiguen muy pocas y, por cierto, muy bien operadas.

A Tom Cruise parece haberlo operado el mismo cirujano que destrozó la cara de su ex Nicole Kidman a quien, de un momento a otro, se le va a juntar la frente con la nuca. Más que actor, Tom Cruise es una estrella de Hollywood y parecía irle bien hasta que ha asustado al mundo con su nueva cara.

Acostumbrado a generar ingresos multimillonarios por sus películas y a empalmar una novia con otra, el actor no parece atravesar una buena época y parece que su adscripción a la iglesia de la Cienciología le está pasando factura y, además, en sentido real. Cruise es el mayor donante de esa especie de secta religiosa a la que pertenecen otras estrellas de Hollywood y que desde hace décadas dirige por completo su vida. Nicole Kidman, su segunda esposa (la primera fue Mimi Rogers) se divorció de Cruise después de darle a elegir entre ella y la Cienciología y hasta Penélope Cruz, que no olvidemos que se avino a mantener un idilio de pega con el actor, huyo despavorida cuando los cienciólogos la quisieron captar para la causa. Lo mismo que le pasó a su tercera esposa Katie Holmes a la que contrataron para que tuviera un hijo biológico de Cruise con el que desmentir los rumores de homosexualidad que siempre han rodeado al actor. Katie dio a luz a la pequeña Suri, una niña con al que el actor a penas tiene relación como tampoco Nicole Kidman mantiene lazos con Isabela y Connor, los dos niños (que ahora ya tienen 23 y 21 años) que adoptó con Cruise y que pertenecen como su padre a la iglesia de la Cienciología.

Para acabar, tras su divorcio de Katie Holmes, Cruise no ha encontrado una nueva pareja del gusto de la iglesia de la Cienciología y encima, ahora, se ha cambiado la cara. Pobre Tom, tan multimillonario y tan esclavo.

Noticias relacionadas

Más Sobre...

Loading...