Corte y confección

Todas las novias de Felipe Juan Froilán de Marichalar

Froilán y Mar rompen su relación
GTRES

8 de diciembre de 2017, 14:58 | Actualizado a

Comprometido el príncipe Enrique de Inglaterra, parece que el testigo de soltero de oro de la realeza ha pasado a Felipe Juan Froilán de Marichalar. Rota su relación con la rica heredera Mar Torres-Fontes, con quien tenía asegurado el abastecimiento de productos El Pozo, al nieto mayor del rey Juan Carlos se lo disputan varias jovencitas todas ellas de familias notables o de otras que quieren ampliar su nivel de notoriedad.

Alba, hija del torero Manuel Díaz y de su primera esposa, Vicky Martín-Berrocal, es una de las amigas del joven, al igual que Tana, la hija de Fran Rivera y Eugenia Martínez-Irujo; Iria Fernández, nieta del empresario Fernando Fernández-Tapias y Almudena Lapique, sobrina de Cari. Todas las muchachas están en la flor de la vida y todas coinciden con el anteriormente conocido como Froilán o bien en la universidad privada (de esas que conceden títulos a medida) a la que acude el muchacho, o en los guateques, si es que aún se llaman así las fiestas de juventud. Por lo visto, Felipe de Marichalar tiene un gran tirón entre las jovencitas de buena familia con ganas de ser, además, famosas.

Vicky Martín-Berrrocal ha negado que, entre su hija y el sobrino del Rey, exista algo más que una bonita amistad pero ha aprovechado la ocasión para darle luz a los 23 kilos que ha perdido y a su nueva colección de moda. Vicky, que casi siempre está más guapa callada, no puede evitar que se le escape la ilusión que le haría emparentar con la realeza, aunque fuera solo un ratito, y añade pícaramente: “No puedo hablar de él, porque solo lo he visto una vez. Me parece un chico normal, aunque me da la impresión de que tiene un punto canalla”.

Cayetana Rivera y Felipe de Marichalar se conocen desde pequeños, pero este verano se reencontraron en un concierto que Manu Carrasco ofreció en Marbella aunque de todas las presuntas candidatas a nuera de la infanta Elena no parece la que está más por la labor. Si las cosas hubieran ido de otra manera, los dos jóvenes podrían ser primos ya que sí alguien pudo casarse con Elena de Borbón ese fue Cayetano Martínez-Irujo y quizá a los dos les hubiera ido algo mejor juntos que con las parejas que eligieron, tanto para casarse como para enamorarse. El hijo de la duquesa de Alba y la hija del rey Juan Carlos coincidieron en su juventud en las competiciones hípicas y quizá a Cayetano le perdió el fervor y respeto a la Corona que le llevó a tratar a la infanta como si fuera de porcelana, cuando quizá a ella le hubiera gustado menos protocolo y más marcha. Elena tuvo varios novios a caballo y Cayetano varias novias a pie, pero nunca, que se sepa, fueron más allá. En fin, aún están a tiempo; los dos están ahora solteros y eso sí sería un bombazo.

Pero volviendo a Felipe de Marichalar todo parece indicar que la predisposición festiva del muchacho y algunas compañías cortesanas le están haciendo más mal que bien y dando de él una imagen que quizá no se corresponda con la realidad. El joven aún es víctima de sus travesuras infantiles y gamberradas de adolescente, no le interesa para nada añadir nuevos capítulos y aventuras. Lo mejor que podría hacer es irse de España unos años y pasar el tránsito de la primera a la segunda juventud en un sitio en el que no sea víctima de pelotas y jovencitas empeñadas en acercarse a él para ser lo más parecido a una princesa.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Lecturas?