Corte y confección

Terelu Campos y Carmen Borrego, mejor conectadas que enchufadas

Terelu Campos Carmen Borrego
Carmen y Terelu

Más Sobre...

Familias

9 de noviembre de 2017, 11:02

Ser famosa o famoso no es fácil y mantenerse aún menos y, aunque en la guerra por mantenerse en primera línea suele valer casi todo, hay que reconocer que, últimamente, se están batiendo récords, sino de bajeza, al menos sí de hipocresía. Tiene narices que recientemente, Antonio Tejado, el padre del primer hijo de Rosario Mohedano y, además, sobrino de María del Monte, entrara al trapo en la falsa polémica acerca de sí María Teresa Campos ha enchufado en la tele a sus hijas, Terelu Campos y Carmen Borrego. Lo del enchufe es muy español pero, en realidad, es la derivación castiza de la expresión inglesa 'to have conections' (estar conectado) una manera más apropiada para explicar cómo es más fácil entrar en algún sitio si te abren la puerta o tienes la llave, lo que no significa que no te merezcas estar ahí. Enchufar es muy feo porque se supone que la persona enchufada no da la talla, por eso se enfadan Terelu y Carmen, buenas profesionales ambas, pero nadie puede negar lograron sus primeros trabajos por estar bien conectadas. Es más, en estos momentos, deberían estar irritadas no porque se cuestionen sus inicios profesionales sino por la deriva que ha sufrido su trabajo basado, ahora, fundamentalmente en la explotación de sus propias vidas.

Estar conectado sirve para mucho en el mundo laboral en general pero donde más sirve es en el universo de los famosos. Rocío Jurado no enchufó a Rosa Benito, pero la cuñadísima se hizo un sitio en la tele por estar conectada con la cantante; al igual que Anabel Pantoja tiene una silla por su relación con Isabel Pantoja. Los ejemplos de conexiones aprovechadas son infinitos pero no siempre el primero de la fila ha ayudado a sus conectados, porque está claro que Rocío Carrasco luchó todo lo que pudo para que Antonio David saliera de la televisión como las Campos pusieron todo su empeño para hacer desaparecer del mapa mediático a Pipi Estrada.

Las conexiones son una vía de doble sentido y no siempre es bueno estar conectado a algo o a alguien. En este mundo de blanco y negro, mientras algunas mujeres desvelan ahora haber sido víctimas de acoso, cuando no de abusos sexuales, otras juegan al despiste sobre sus pasados ligues. La lucha por la igualdad pasa tanto por las denuncias como por la reivindicación de la libre elección de compañero de cama, aunque, en estos tiempos de levedad y frivolidad, la denuncia corra el riesgo de parecer una manera más de llamar la atención y la exhibición del pasado sexual, un intento de tapar actuales frustraciones con glorias pasadas.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Más Sobre...

Loading...