Corte y confección

Shakira y Piqué compran casa pero no se mudan

Mariángel Alcàzar
Shakira y Piqué

23 de julio de 2015, 08:23

Casualidades de la vida, la misma agencia inmobiliaria que medió en la venta de la casa de la infanta Cristina en Pedralbes se ha encargado ahora de dar a conocer que la cantante Shakira y el futbolista Gerard Piqué son los compradores de una mansión, situada en el mismo vecindario cuya operación inmobiliaria también han gestionado. Dos sustanciosas comisiones y una buena autopromoción. Los exduques de Palma vendieron su casa el pasado mes de junio por 6,9 millones de euros y los Piqué han pagado por la suya 5 millones pero, si algún día viven en ella, tendrán que invertir otros tantos en reconstruir la mansión, construida en los años 70,  que probablemente les saldrá más cara. Con lo que hubiera dado que hablar si hubieran sido el cantante y el jugador del Barça los compradores de la casa de la infanta, no será porque los de la agencia no lo intentaron, supongo. De hecho, durante meses Urdangarin hizo gestiones con el Fútbol Club Barcelona para ver si algún jugador de la plantilla blaugrana le alquilaba o le compraba su casa. No lo logró porque nadie quiso trasladarse a una casa marcada aunque, según personas conocedoras de la zona, la casa, que no palacete de la infanta Cristina era la mejor de entre todas las que estaban a la venta.

Según personas conocedoras de ambos inmuebles, la casa de la infanta no necesitaba más que pequeñas mejoras, tipo pintura, y la que han comprado Shakira y Piqué no está en condiciones de ser habitada. Su bajo precio, considerando lo que se paga por la zona, indicaría que la pareja, a través del padre del futbolista, ha aprovechado la ocasión para realizar una buena operación inmobiliaria. No queda claro, sin embargo, que el futbolista y la cantante colombiana tengan la intención, al menos a corto plazo, de irse a vivir allí ya que la estética de la casa, tipo chalet suizo, no parece ajustarse a los gustos del matrimonio cuya actual casa, en Esplugues, es de arquitectura supermoderna.

Lo que más choca, no obstante, es que la agencia encargada de la venta haya dado todo tipo de detalles de la transacción inmobiliaria, sabiendo como se sabe que Shakira y Piqué huyen de ese tipo de ostentación y que, además, nadie de su círculo más íntimo conocía sus deseos de cambiar de domicilio en Barcelona. La pareja está muy orgullosos de su actual casa que  han construido a su medida con las vistas puestas en los hijos que pensaban tener y que, de momento, son dos, Milan y Sasha. La cantante tiene, además, casas en Colombia y en Estados Unidos y en alguna ocasión, ha dicho a sus íntimos, que cuando Piqué acabe su carrera deportiva en el Barça quizá la familia se plantee vivir en otro lugar.

Gerard Piqué  acababa de comprar, con solo 23 años,  un lujoso tripex en la calle Muntaner de Barcelona cuando comenzó su romance con la cantante Shakira a la que conoció el verano de 2010, semanas antes del inicio del campeonato del mundo de fútbol de Sudáfrica al ser elegido para participar en el vídeo de la canción “Waka waka” himno oficioso del Mundial. En ese piso vivió la pareja poco más de un año,  pues en 2012 compraron una vivienda unifamiliar en el municipio de Esplugues, colindante con el de Barcelona, no sin antes rodearla de un muro que protegiera su privacidad. Poco después compraron la finca contigua para que no tener vecinos y allí siguen, y por lo visto seguirán, viviendo con sus hijos Milan y Sasha.

Otra casualidad que se me pasó por alto cuando, aún conmocionada, les hable del romance entre José Coronado y Eugenia Martínez-Irujo es que los hijos de ambos son familia.  Nicolás Coronado, de 27 años, es hijo del actor y de Paola Dominguín, que en realidad se llama González pues ese era el apellido del torero Luis Miguel y sus hermanos, entre las que se encontraba Carmina, casada con Antonio Ordóñez, padres de Carmen Ordóñez.  Cayetana Rivera Martínez-Irujo, de 16 años, es hija de Eugenia y de Francisco Rivera, nieto de Carmina y Antonio Ordóñez. Es decir Nicolás y Cayetana comparten árbol genealógico por el lado Dominguín y, a su vez, están emparentados con Miguel Bosé quien no fue, como se ha dicho, quien presentó a José y Eugenia que ya se conocían de los tiempos en que ambos, con otras parejas, frecuentaban la casa de Somosaguas en la que el clan Bosé convocaba a amigos y parientes. En todo caso, Miguel Bosé fue quien les reunió, junto a otras personas, hace algunos meses y ahí fue cuando se juntó el hambre con las ganas de comer.

Noticias relacionadas

Más Sobre...

Loading...