Corte y confección

Rocío Carrasco no se casa

Rocío Carrasco
rocio carrasco no se casa

Más Sobre...

Hijos de famosos Bodas famosos

7 de abril de 2016, 08:52

La primavera ha llegado y Rocío Carrasco y Fidel Albiac aún no se han casado. No es que me preocupe, la verdad, pero una promesa es una promesa y más le vale cumplirla y dar una buena noticia antes de que se le vuelva a complicar la vida. La única hija de Rocío Jurado y Pedro Carrasco, de 38 años, mantiene desde hace más de quince una relación con Fidel Albiac, de 42, de quien no se conoce oficio pero sí el beneficio de haber unido su vida a la de la hija de “la más grande”. Rociíto, como era conocida para diferenciarla de su madre, se casó con Antonio David Flores cuando solo tenía 18 años y estaba embarazada de su hija Rocío, llamada Ro, para distinguirla de su madre y de su abuela. La joven, que ya tiene 19 años, vive desde los 16 años con su padre, tras protagonizar un oscuro episodio con su madre, nunca aclarado, en el que tuvo que intervenir hasta la Guardia Civil .

Antonio David, que está ahora en estado silente, volvió a casarse y tiene otra hija, pero ya ha anunciado que espera que David, el otro hijo que tuvo con Rociíto, se irá a vivir con él cuando, el año próximo cumpla 18 años. Poco se sabe del chaval, oculto de la curiosidad pública desde el momento en el que nació con algunos problemas de salud. Sí se sabe de Ro, que a pesar de que no parece tener ninguna afición por la fama, sí se ha despachado a gusto contra su madre en varias ocasiones. Si Rocío Jurado levantara la cabeza, se horrorizaría de ver en qué ha quedado su familia.

Su querida hija, encerrada en su propio mundo de resentimiento, apartada completamente de su familia y amparada, únicamente, por el clan de las Campos. Tanto María Teresa como Terelu la defienden contra el mundo y son ellas y sus celebraciones son el único marco para las apariciones de Rociíto, cuyas últimas incursiones televisivas en “Hable con ellas” y “Cámbiame Premium” acabaron en fracaso.

Rocío Carrasco fue la gran beneficiada del testamento de su madre, pues obtuvo la tercera parte de la legítima junto a José Fernando y Gloria Camila, los hijos adoptivos que la cantante adoptó con su segundo marido, José Ortega Cano, y el resto de los bienes, entre los que se encontraban varias fincas, las joyas y objetos personales y los derechos artísticos. Una buena renta con la que no preocuparse jamás por el sustento pero que, al parecer, no la obliga a mantener viva la memoria de su madre a juzgar por los líos que, aún colean, sobre el museo dedicado a la cantante que impulsó el ayuntamiento de Chipiona y cuya inauguración no cuenta con la implicación de la hija de la cantante debido a sus desavenencias con el resto de la familia. Amador Mohedano, enemistado con su sobrina después de que ésta se negara a arreglar sus cuentas, fue el encargado del ayuntamiento para poner en marcha el museo pero dada su demostrada indolencia, fue apartado de la gestión. Ni José Ortega Cano ni sus hijos tienen relación con Rociíto, de modo que aún se complican más las cosas.

En realidad, la hija de Rocío Jurado se ha apartado de mundo que le es hostil pero le sigue gustando la fama y que la jaleen. Cómo se entiende sino que anuncie su boda para que no se hable de sus desencuentros familiares y pasen los meses y de boda, nada.


Relacionado con esta noticia

Relacionado con esta noticia

Relacionado con esta noticia

Relacionado con esta noticia

Noticias relacionadas

Más Sobre...

Loading...