Corte y confección

Rocío Carrasco y Alba Carrillo, sonrisas y lágrimas

Mariángel Alcàzar
Alba y Rocío Carrasco

19 de julio de 2016, 10:49

Menos más que Soledad León de Salazar (el alter ego del actor Josep Ferre) puso un toque de humor al pretendido combate en plan sonrisas y lágrimas que se montaron Rocío Carrasco y Alba Carrillo en el reestreno de 'Hable con ellas', el programa de Tele5 que las tuvo como protagonistas antagónicas. Menudo par, Rocío feliz por una boda en la que, como ya hemos comentado en otras ocasiones, faltarán los familiares fallecidos, (algo lógico porque si aparecieran sí sería noticia), y otros que para la novia parecen estar muertos en vida. Y, Alba, con su drama y su despecho a cuestas tras haber sido abandonada por un marido, Feliciano López, que la echó de su casa pero que, al paso que va, indirectamente, le acabará poniendo un piso gracias al provecho que la muchacha está sacando de su separación.

Relacionado con esta noticia

Alba Carrillo, con un currículo espectacular que tiene como hitos más destacados su relación fracasada, con hijo incluido, con el piloto de motos Fonsi Nieto, y su corto matrimonio con Feli, el tenista infiel, ya ha conseguido un trabajo en televisión (aunque no sé yo si le durará mucho) gracias a estirar como un chiclé su separación. La muchacha ya ejerció de tertuliana en el programa 'Amigas y conocidas' de TVE, donde también se juntaban unas cuantas mujeres a hablar de cualquier cosa, sin la gracia, ni la mala leche de unas vecinas cotillas, ni la inteligencia de saber poner distancias. Vamos que cuando salía Sonia Ferrer, la que se creyó que había conseguido reconvertir para la fidelidad a Álvaro Muñoz-Escassi, y Alba Carrillo, que también pretendió reformar a Feliciando López, había que pedir refuerzos para juntar una idea. En 'Hable con ellas', de momento, hablan con ellas mismas y Alba soltó una lagrimita, (o más de una porque se le corrió el rimmel) cuando le pusieron un vídeo de su marido y ella recordó lo mucho que se querían. “Estábamos muy enamorados, pero él no supo aceptar las renuncias que implica el matrimonio” decía entre sollozos, mientras a su lado, Rocío Carrasco, disfrutaba de su momento, “eso a mí no me pasará, porque conozco a mi churri”.

Rocío explicó lo feliz que es ante su boda con Fidel Albiac. Seguramente ha tardado 16 años en casarse porque, sinceramente Fidel ha tardado todos esos años en convertirse en un galán, más o menos. También ella ha hecho un gran cambio y ahora está hasta guapa. Rocío ya tuvo una gran decepción con su primer marido, Antonio David Flores, de quien se encaprichó cuando solo tenía 17 años y al que dejó a los 23 tras tener dos hijos, Ro y Da, (de Rocío y David, que nos se curraron los nombres). Lo que pasó entre Rocío Carrasco y Antonio David Flores debió ser mucho más grave que lo que ha pasado entre Feli y Alba, porque qué otra explicación hay para que, ni pasados los años, hayan enterrado el hacha de guerra y sigan enfrentados casi a muerte, con una hija en común que ha elegido huir de su madre sin que el padre haya hecho el mínimo esfuerzo para evitar una situación tan tremenda. Odios que traspasan décadas sin que nadie lo remedie.

La hija de Rocío Jurado, tan feliz y tan contenta por su boda, sigue obviando el principal drama de su vida el que la mantiene apartada de una hija de la que ni habla. En la entrevista que le hicieron en 'Hable con ellas', el tema de Rocío Flores fue tabú, como si la niña no existiera. Cuentan que Rocío Carrasco, alguna vez, ha estallado de dolor por esta situación, como si la hija que ha parido la hubiera herido tan profundamente que solo anestesiando su recuerdo pudiera sobrevivir. Menudo melodrama y Alba Carrillo llorando por su Feli.

Noticias relacionadas

Más Sobre...

Loading...