Corte y confección

Raquel Mosquera golpea dos veces

Mariángel Alcàzar
raquel mosquera golpea dos veces

Más Sobre...

Famosos en el hospital

27 de septiembre de 2016, 09:19

Raquel Mosquera está ingresada en la unidad psiquiátrica del hospital Puerta de Hierro de Madrid. Poca broma. Tras su desgarrador testimonio en el Deluxe donde, más serena y coherente que nunca, le dio a Rocío Carrasco hasta en el carné de identidad, Raquel ha vuelto a quebrarse, una situación que, dentro de lo malo tiene una ventaja ya que siempre podrá alegar su fragilidad emocional y su ingreso hospitalario como atenuante si, llegado el caso, la actual señora de Albiac la lleva a los tribunales por desvelar secretos de familia o algo parecido. Hay que ver la de frentes que se le han abierto a Rocío Carrasco: su ex marido, su ex madrastra, su ex padrastro, sus hijos, sus hermanos, sus tíos y los que no conocemos. Casi que pida una tarifa para demandas familiares que, como las habitaciones de hotel, salen más baratas.

Relacionado con esta noticia

De momento, entre los efectos colaterales de la rumbosa boda de Rocío y Fidel, el más relevante ha sido el impactante testimonio de Raquel Mosquera y su posterior ingreso en una unidad de psiquiatría tenga o no, relación directa. Quince años callada, los transcurridos desde la muerte de Pedro Carrasco, y de repente, largarlo todo es claramente un desgaste emocional y más en una persona con los antecedentes médicos de Raquel. Claro que podía haberse quedado en casa y callada, de modo que ella es la única responsable tanto si es el desencadenante de su ingreso fue su intervención en el Deluxe o si su vida, en general, no es precisamente una balsa de aceite.

No tengo claro cuál es la situación sentimental de Raquel Mosquera y si está, o no, con Isi, el nigeriano número 2, del que por más que busco no encuentro el apellido, a diferencia del nigeriano número 1, su segundo marido, que atendía, y debe seguir atendiendo aunque no a ella, por Toni Anikpe. Desde que se quedó viuda de Pedro Carrasco, la vida de Raquel ha discurrido como el Guadiana, apareciendo y desapareciendo, pero siempre excesiva en sus estilismos y sorprendiendo por la elección de sus dos últimas parejas, dos elementos tan inquietantes que no se entiende como ha podido repetir el mismo perfil. Pero aunque fuera teñida de rubio platino, con unas pestañas moldeadas con chapapote, desbordando el pecho por el escote y con tacones con doble plataforma, Raquel siempre resultaba entrañable, aún cuando quería mostrarse cual mujer fatal adosada al nigeriano número 1 o al número 2. Tenía, y creo que era mitad pose mitad verdad, un aire inocentón que desconcertaba y no coincidía, para nada, con su aspecto exterior tan exuberante.

Un día, tras su divorcio de Anikpe, nos enteramos que sufría un trastorno bipolar y que, debido a una crisis, tuvo que ser ingresada en la clínica López Ibor. Debidamente medicada, Raquel se recuperó y siguió con su peluquería, disfrutó de su hija Raquelita, que ahora tiene 9 años, paseó su melena oxigenada por algunos programas y apareció con Isi, un compatriota de Toni Anikpe, con quien hace un año tuvo otro hijo al que llamaron Romeo, que conociendo los gustos extravagantes de Isi será por el Alfa (Romeo) y no por el novio de Julieta. En esta noria multicolor vivía Raquel hasta que el 16 de septiembre apareció en carne viva en el Deluxe y nos dejó con la boca abierta, confirmado lo que algunos intuían y, sobre todo, lanzando nuevos dardos sobre la imagen de Rocío Carrasco. Una semana después, Raquel se derrumbó pero ahí queda su testimonio que golpea dos veces.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Más Sobre...

Loading...