Corte y confección

Pipi quiere volver con Terelu

Terelu Campos
PJI-PIPI Y TERELU

30 de mayo de 2017, 12:01

Dicen que Pipi Estrada y Terelu Campos han tenido un acercamiento después de estar once años sin hablarse. Bueno, en realidad lo dice Pipi quien califica de “conexión amable” para definir el estado actual de su relación después de que el periodista se haya interesado por el estado de salud de María Teresa Campos y eso, al parecer, haya ablandado el corazón de su ex. A ver si, después de todo lo que pasó entre ellos, Pipi ha encontrado la excusa para obtener el perdón de Terelu, y ella la justificación de abrir una nueva trama de interés ahora que, afortunadamente, María Teresa se está recuperando.

Hubo un tiempo en el que Pipi Estrada y Terelu Campos se amaban apasionadamente y, con la misma intensidad, acabaron odiándose. El la hizo protagonista de unas memorias eróticas muy poco elegantes y ella lo colocó en el estante de novios innombrables, pero nunca dejaron de relacionarse entre ellos: Terelu fue el medio por el que Pipi alcanzó el estrellato y el siempre fue el exnovio más guapo y macizo que ha tenido Terelu; también el más chulo pero quizá no el más cabrón porque ha tenido otros, en apariencia más mimosines, que le han salido mucho peor.

Pipi, como el algodón, no engaña y Terelu lo sabía en cuanto le vio y, a pesar de las luces rojas de peligro, dijo: “me lo quedo”. El periodista pasó de ser un personaje popular cuando, hasta el momento de su unión con Terelu, solo era conocido en los ambientes deportivos y también de la noche madrileña donde se movía como pez en el agua por sus amistades con futbolistas, sobre todo del Real Madrid, a quienes se juntaba y de quienes heredaba alguna de las gruppies que no pudiendo alcanzar al rey del balón se conformaban con el rey del salón y tenían suerte, porque la mayoría de los futbolistas de éxito eran y son unos niñatos y Pipi siempre ha sido muy hombre.

Así lo vio Terelu, cuyas anteriores parejas, maridos incluidos (todos unas buenísimas personas, sin duda) al lado del impactante físico y estilo entre pijo y chulesco de Pipi, quedaban en nada. La cuestión es que el noviazgo de Terelu y Pipi duró más de tres años, tiempo en el que ambos dieron rienda suelta a su pasión, no solo en las discotecas, (como testimonia un famoso vídeo que emitió el programa 'Tomate' de Telecinco cuando la madre de Terelu renegó de la cadena), sino incluso en la playita artificial situada delante del hotel 'Meliá del Mar' de Mallorca, el preferido de María Teresa Campos.

Pipi y Tere, invitados por María Teresa, no solo disfrutaron de una de las suites del hotel, también lo hicieron de los baños de mar, creyéndose a salvo de las miradas de los huéspedes del hotel al esconderse en un recodo de rocas, sin darse cuente de que al otro lado de la valla, desde las celosías de un edificio de apartamentos de lujo se captaban todas las demostraciones de amor de la pareja. El amor contagia y quienes pudieron grabar las escenas quizá lo hicieron pero, desde luego, nunca las hicieron públicas.

Durante su relación con Terelu, Pipi amplió su círculo social, mediático y de influencia y se hizo más conocido; al principio le gustó pero luego se sintió agobiado y se negó a pagar el peaje de pasearse, además de con Terelu con su madre. Rota la pareja, Pipi se unió a una estrella del porno retirada, Lucía Lapiedra, con la que hizo dúos televisivos hasta que también se cansaron el uno del otro y la televisión de ellos. Pipi Estrada volvió a sus cuarteles de invierno y se recicló en su anterior vida a la sombra de los futbolistas, como el periodista provocador. Hace meses que no se sabía nada de él y ahora se hace el bueno, mostrándose preocupado por la dolencia de quien pudo ser su suegra como si él mismo no le hubiera causado mil disgustos. Pipi tiene más peligro que una piraña en el mar caribeño donde se baña Bigote.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Más Sobre...

Loading...