Corte y confección

Pepe Navarro se la devuelve a Ivonne Reyes

Ivonne Reyes Pepe Navarro
Isabel Gemio y Pepe Navarro

31 de enero de 2017, 11:24

Cuando un tema se cierra en falso, lo normal es que, con el tiempo, se abra en canal. Pepe Navarro ha conseguido, buscando entre todos los entresijos de la justicia, una vía para revisar la sentencia que le declara padre legal del hijo de Ivonne Reyes y aunque el caso no está ni mucho menos cerrado sí ha conseguido reinstalar la duda, aunque mejor le hubiera ido si, en su día, hubiera aceptado hacerse las pruebas de paternidad que el juez le exigió a raíz de la demanda que interpuso la modelo y actriz.

A Pepe Navarro la chulería de no querer pasar por la humillación le ha costado cara, no solo por la pensión de manutención que le pasa al joven, ni por los derechos que éste tiene en su futura herencia, sino por el hecho evidente de que lleva siete años como padre putativo sin que, a ciencia cierta, se sepa sí lo es o no biológico. La verdad, evidentemente solo la conocen Pepe e Ivonne pues cada uno de ellos sabe si en el presumible periodo de la concepción del niño mantuvieron relaciones íntimas. Ella dice que solo Pepe puede ser el padre de su hijo y Pepe niega la mayor. Uno de los dos miente o peor, aún, no tiene memoria.

Las razones por las que la presentadora tardó diez años, tras el nacimiento del niño, en ir a los tribunales son cosa suya pero resultaría inexplicable que se hubiera decidido por fin a atribuir la paternidad de su hijo a Pepe Navarro si no tuviera alguna posibilidad de ganar. También podría pensarse que inició el proceso pensando en llegar a un pacto extrajudicial que le aportara algún beneficio económico y luego se fue enredando al comprobar que el demandado se enrocaba en su postura de desobedecer el mandato judicial, un camino que solo conduce a la declaración legal de paternidad. Los jueces consideran que el rechazo a realizarse las pruebas demuestra en sí mismo que el presunto padre quiere negar la evidencia, es como el que se niega a realizar la prueba de alcoholemia, acaba en el cuartelillo sí o sí. Ivonne Reyes tenía pruebas de su relación sentimental, o como le quieran llamar, con Navarro pero aunque no pudo demostrar que su hijo fuera fruto de esas relaciones, jugó a su favor el empecinamiento del demandado. La justicia afortunadamente protege el débil, en este caso el niño, y fue la tozudez de Pepe Navarro la razón por la que le nació un hijo legal.

Pepe Navarro no es el primer hombre que se niega a someterse a una prueba de paternidad y tampoco es el primero que acaba como padre legal, una sentencia que, desde luego, no aclara la verdad biológica pero que a muchas madres les sirve para garantizar el sustento de sus hijos ante padres que se olvidan de que sus actos, aunque fueran puro impulso sexual, tienen consecuencias.

A Ivonne Reyes el asunto le ha pillado en la casa de Gran Hermano VIP, sin capacidad de respuesta, lo que no debe ser casualidad por más que Navarro y familia se empeñen en asegurar que no tienen nada que ver en la publicación de este nuevo capítulo legal. Quizá la demanda interpuesta por la hija de Pepe Navarro para conocer si el hijo de Ivonne Reyes es su hermano biológico, en base a unas pruebas de ADN que demostrarían que no lo es, no llegue a más pero ya va siendo hora de que ese tema se resuelva por el bien del chaval. Ahora parece que el padre legal está dispuesto a saber si en realidad lo es también biológico, una oportunidad que Ivonne debería aprovechar para demostrar que nunca mintió pues, aunque sea injusto, si no lo hace no podrá evitar que se dude de ella.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Más Sobre...

Loading...