Corte y confección

Paz Padilla se lía sola y no rectifica

Paz Padilla
Paz Padilla Instagram

Más Sobre...

Polémicas de famosos Instagram de famosos

20 de diciembre de 2016, 10:00

Desde que los famosos han decidido hacerle la competencia a los medios de comunicación publicando sus propias fotos en las redes sociales no hay día sin que alguno se meta en algún lío. Facebook, Twitter e Instagram, principalmente, son como las pistolas; no conviene jugar con ellas porque las carga el diablo y si no que se lo pregunten a Paz Padilla. La presentadora vivía tan feliz una vez olvidada su operación boda en la playa y ella sola se ha metido en otro lío y ha vuelto al primer plano de la polémica al colgar en su cuenta de Instagram una foto en la que aparece junto a su hija, Anna, sentada en la mesa de su cocina y, detrás, su criada negra, sirviéndoles el desayuno, un imagen antigua a la que se le han añadido digitalmente motivos navideños para servir de christmas con el mensaje: “Las mujeres de mi casa os deseamos felices días navideños”.

La historia viene de lejos ya que hace algunos meses, se hablaba en “Sálvame” de Toni Anikpe, el nigeriano que fue segundo marido de Raquel Mosquera, y Paz empezó a enredarse sobre su conocimiento de África y explicó que ella no había conocido a los negros de cerca, al margen de unas vacaciones en una reserva masai, hasta que entró a trabajar en su casa una muchacha natural de Kenia y negra (en Kenia también hay blancos) de la que estaba muy contenta : “Me han sorprendido mucho los negros, de verdad, porque son súper trabajadores, súper honestos y, de verdad, muy cariñosos”, dijo y se quedó tan ancha. Ya entonces la lío parda y pero no entendió el mensaje, ni reconoció que queriendo hacer una alabanza a su empleada de hogar había puesto de manifiesto lo fácil que es caer en los estereotipos y en el paternalismo.

La vida siguió su curso y Paz en vez de olvidar el tema; quiso demostrar, hace unos días, que su criada era como de la familia y que la quería muchísimo y no encontró mejor manera que subir la foto a Instagram. Otra polémica que podía haberse ahorrado si le hubiera dedicado cinco minutos a medir las consecuencias y se hubiera puesto en el lugar de la ya famosa muchacha de Kenia, a la que Paz, además, llama cariñosamente “mi negra” aunque no es, claro, en sentido posesivo sino como, aunque seas blanca, te lo dice un cubano o un dominicano que usan esa expresión como otros utilizan “mi niña” o “mi amor”. En realidad la empleada de hogar de Paz se llama Anastasia, así que podría llamarla por su propio nombre y se evitaría confusiones.

Si cada vez que Paz Padilla saca a escena a su empleada de hogar negra tiene que poner subtítulos en castellano para que entendamos exactamente el sentido de sus palabras mejor que no se haga la guay porque la lía y encima cuando quiere aclarar la cosa aun la oscurece más. Pero la historia aún tiene más capítulos, tras subir a Instagram la foto de la cocina y una vez llegados a sus oídos los ecos de la polémica, Paz no se echó para atrás sino que contestó a las críticas de que la acusaban de explotadora (tampoco hay que exagerar) colgando una serie de fotos ya publicadas en las que aparece con su peluquero, sus maquilladoras, su esteticien, su carnicera y otros profesionales a los que asegura dar las gracias, como a Anastasia, por facilitarle la vida con su trabajo. Seguro que la presentadora, actriz y humorista tiene un buen trato con todas las personas que trabajan para ella y que Anastasia está muy contenta de salir en la foto con su señora y su señorita y, además, muy orgullosa de trabajar para una estrella de la televisión pero, ¿es necesario ese exhibicionismo?. Esa nueva y, en apariencia moderna, forma de paternalismo es, en realidad, muy antigua.

Y como último capítulo, por ahora, la presentadora ha completado el álbum disfrazando a toda su familia, fámula incluida, de Papa Noel y todos aparecen en diferentes posados en el porche de la residencia familiar. Entrañable

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Más Sobre...

Loading...