Corte y confección

Nuevos cachorros reales para viejas alianzas

Príncipes Collage

16 de junio de 2015, 10:28

Si las casas reales no se hubieran modernizado hasta el extremo de aceptar la entrada en palacio, no ya de plebeyas de buena familia sino de jóvenes con pasado salvaje tipo Mette Marit de Noruega y Sofía de Suecia, en estos momentos ya se estarían pactando los matrimonios entre los nuevos cachorros reales. El último en incrementar la nómina real es el hijo recién nacido de  la princesa Magdalena de Suecia, que llegó al mundo el lunes, 15 de junio, dos días después de asistir, aún en la barriga de su madre a la boda de su tío Carlos Felipe con la ahora princesa real y antes princesa del pueblo televisivo. El niño es dos semanas mayor que la princesita Carlota de Cambridge, la hija de Guillermo y Catalina, cuyo hermano, Jorge, ha hecho las delicias de los ingleses apareciendo en el balcón del palacio de Buckingham vestido con el mismo trajecito azul cielo que lució su padre en el mismo lugar, y  junto a la misma reina, Isabel II, hace 30 años.

A lo que íbamos, haciendo cábalas de alianzas matrimoniales, Jorge, llamado a ser rey de Inglaterra después de su padre y de su abuelo, podría casarse con Eleonora de Suecia, la hija de la princesa Magdalena y Cris O’Neill, habida cuenta de que se criará en Inglaterra si, como está previsto, sus padres trasladan su residencia a Gran Bretaña.

Carlota de Cambridge sería candidata ideal para Christian de Dinamarca, el hijo mayor de los príncipes herederos, Federico y Mary, el único niño entre los principitos de su generación que llegará a rey. Aunque mirando para casa, también estaría en edad y condición de ser un buen partido para la infanta Sofía. El hijo del heredero danés tendrá en donde elegir, pues las niñas son mayoría en la cortes europeas: las princesas Alexia y Ariana de Holanda y  Eleonora de Bélgica, por ejemplo.  Sverre de Noruega, hijo de Haakon y Mette Marit sería el candidato ideal para casarse con cualquiera de las princesitas que en su día serán reinas como la princesa Leonor, Amalia de Holanda,  Estela de Suecia o Elizabeth de Bélgica. Excepto ésta última, las anteriores también podrían casarse con los hermanos Gabriel y Manuel de Bélgica.

Si todos esos niños hubieran nacido en las cortes de hace un siglo sus vidas estarían ya organizadas pero hoy en día esas especulaciones son ciencia ficción, aunque quien sabe. En realidad ni sus propios padres piensan en futuras alianzas matrimoniales, más preocupados en dar a sus hijos incluso más facilidades de las que les dieron a ellos para casarse con quien quisieran.

Las familias reales se han ido modernizando vía matrimonio y, de momento, la jugada ha salido bien. Nadie pone ya en duda que el aire fresco aportado por Máxima de Holanda, Matilde de Bélgica, Mette Marit de Noruega, Letizia de España, Mary de Dinamarca y Daniel de Suecia, el marido de la princesa Victoria, ha renovado la imagen de las monarquías europeas. Renovarse o morir.

 

Noticias relacionadas

Loading...