Corte y confección

El misterio de la basura de Julio Iglesias

Julio Iglesias
Hijo Julio Iglesias

Más Sobre...

Juicios famosos Hijos de famosos Polémicas de famosos Cantantes famosos

8 de julio de 2017, 12:00

Si te tienes que enfrentar a una demanda de paternidad mejor estar vivo, al menos puedes defenderte. A Salvador Dalí lo tendrán que sacar de su tumba, bajo una losa en el centro del museo de Figueres que lleva su nombre, si continúa el despropósito de un proceso judicial que para seguir adelante necesita comparar el ADN de la presunta hija, Pilar Abel, con el de un cadáver que tiene más actividad sexual de la que, en vida, tuvo el pintor surrealista. Para Julio Iglesias, aún siendo molesto, el asunto no sería tan complicado ya que si su presunto hijo, Javier Sánchez, que ya perdió una primera demanda de paternidad, consigue reabrir el caso, el cantante puede aportar pruebas y zanjar, de nuevo, el tema.

La demanda de paternidad contra Julio Iglesias ya se cerró hace más de veinte años cuando, tras su negativa a someterse a las pruebas genéticas, fue declarado padre legal de Javier Sánchez, cuya madre, la exbailarina María Edite Santos, aseguraba haber mantenido una aventura con Julio en el verano de 1975 mientras ambos actuaban en una sala de fiestas de Sant Feliu de Guixols (Girona). Julio Iglesias recurrió a la primera sentencia, aportó testigos y pruebas de que no había mantenido relaciones con la madre del muchacho, el Supremo le dio la razón y el chaval se quedó, otra vez, sin padre.

Si la experiencia de Pepe Navarro ha enseñado a algunos hombres que mejor aceptar hacerse las pruebas, aunque las consideren humillantes, que acabar como padres putativos sin serlo biológicos, la persistencia de Manuel Díaz en su intento de demostrar que Manuel Benítez, El Cordobés, era su padre también ha marcado el camino de otros hijos en busca de padre, como es el caso de Javier Sánchez.
El despacho de abogados que llevó el caso del torero hijo y que logró abrir el caso aportando como prueba una servilleta del torero padre, obtenida por un detective, asesora ahora al presunto hijo de Julio Iglesias con el mismo sistema. Lo curioso de este caso es que las pruebas biológicas que demostrarían que el cantante es el padre de Javier Sánchez han sido obtenidas en el cubo de la basura de la casa de Julio Iglesias en Miami. Según explican, un detective logró escarbar en los desechos y dar con algún resto de Julio Iglesias o de alguno de sus hijos varones con los que se comparó el ADN del presunto hijo. Además de que resulta casi imposible violar las medidas de seguridad que protegen la urbanización privada donde se encuentra la mansión de Julio Iglesias, es difícil entender cómo se obtuvieron las muestras a no ser que en la casa del cantante, además de reciclar la basura, también le pongan el nombre a los desechos de cada uno de los miembros de la familia para que se sepa claramente quien ha bebido a morro en una botella de cerveza, quien ha lamido el envoltorio de un helado o quien ha chupado la pulpa de un limón.
Es difícil, la verdad, aunque más lo será que un juez reabra el caso y obligue al cantante a someterse a las pruebas de AND que son las que de verdad valen. No olvidemos que Pepe Navarro aportó unas pruebas, obtenidas igualmente por un detective, que demostraban que no era el padre del hijo de Ivonne Reyes y, sin embargo, no logró que los jueces reabrieran su caso.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Más Sobre...

Loading...