Corte y confección

Miguel Bosé, sombra aquí, sombra allá

Miguel Bosé
Miguel Bosé

Más Sobre...

Padres famosos

15 de junio de 2017, 14:00

Miguel Bosé, recién cumplidos los 61 años, (“Bravo, muchachos, los del 56,” cantaba en su día) ha vuelto a España para actuar (encima de los escenarios, me refiero) tras su último y triste viaje a Madrid debido a la muerte de su querida sobrina Bimba el pasado mes de enero. El cantante ha aparecido en el programa El Hormiguero y para quienes no lo vieron decir que a su lado hasta Pablo Motos parecía atractivo. ¿Qué te has hecho, Miguel Bosé?. Con los ojos rodeados de sombras, que más que por el maquillaje parecían morados de tanto sufrir como los ojitos de María de la O, con una voz que más que profunda parecía hundida y una aún más que evidente dejadez en el vestir y en el estar, Bosé no es ni sombra de lo que fue, pero no por mayor, que eso nos pasa a todos, sino por una actitud que pretende ser decadente y no pasa de decrépita.

A Miguel Bosé le costó decidirse a ser padre y cuando iba ya camino de los 60 pensó que ya era hora y encargo dos pares. No fue, como Madonna a un orfanato de Malawi, ni como Angelina Jolie a uno de Camboya, donde ambas, gracias a su fama y dinero, pudieron casi, casi llevarse puestos a su nuevos hijos, no, Miguel Bosé fue padre merced a la colaboración de dos mujeres (sus hijos se llevan menos de un año, así que no pueden tener la misma madre biológica) que se prestaron a alquilar su vientre, una práctica que parece ser la última moda. Bosé descubrió su instinto paternal y se dijo, ¿Por qué, no? , no tengo pareja pero qué más da, quiero y puedo y lo hago, con dos webs. No es el único, pero podía haberse dado cuenta veinte años antes pero claro lo ha hecho cuando encarando la tercera edad se ha dado cuenta de que necesita perpetuar la especie o curar su soledad, quizá?.

Sus hijos, Telmo, Tadeo, Ivo y Diego, dos de 6 años y otros dos de 5, viven con él en Panamá. En su momento se dijo que los dos primeros eran hijos de Bosé y los dos segundos de un anónimo compañero sentimental y que los habían juntado para que crecieran juntos con dos papás, con dos referencias adultas. No se supo nunca si eso fue en algún momento verdad o uno más de los bulos que siempre han rodeado al cantante, pero la cuestión es que, finalmente, Bosé ejerce de padre soltero de los cuatro niños. Optar por tener hijos con ese sistema tiene sus ventajas, siempre que tengas dinero para financiar la operación y no hablaremos, porque no es el tema, del dilema moral que supone utilizar como vientres de alquiler a mujeres que, por necesidad económica (no me hablen de altruismo porque de esas hay muy pocas y no dan para tanta industria).

El caso es que Miguel Bosé, quien siempre ha sido más querido por la gente de lo que él parece querer a la gente, asegura ser feliz con sus cuatro hijos en su arcadia panameña pero, la verdad, no lo parece.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Más Sobre...

Loading...