Corte y confección

"Miguel Ángel Muñoz se arrepentirá toda la vida de haber hablado de su madre con Risto Mejide"

Mariángel Alcàzar
MIGUEL ANGEL MUÑOZ

14 de marzo de 2017, 13:00

Hay personas a las que mejor les iría sin el foco de la fama. A saber, Miguel Ángel Muñoz, hijo de la vidente (o ex vidente) Cristina Blanco, se arrepentirá toda la vida de haber hecho partícipe a Risto Mejide de algunas confesiones respecto a su madre que, tras una mala época, vivía por fin tan a gusto en el más completo anonimato. Ingenuo, el actor cayó en la trampa del intrigante (no por misterioso sino por liante) presentador y a partir de ese momento se abrió la veda y todos a perseguir a Cristina Blanco que ya había pagado la penitencia por sus excesos.

Estará contento Risto, claro que poco le importa la vida de los demás cuando expone la suya como puro ejercicio de provocación. Fue ennoviarse con Laura Escanes, una muchacha con edad de ser su hija, y ver las reacciones que provocaba para seguir con su empeño hasta el altar, la cuestión es ser el centro de atención. Risto es muy listo, quizá hasta es inteligente, pero le falta unas dosis de compasión, o al menos es el personaje que vende y que tanto rendimiento le ha dado, y si le importa un bledo lo que digan de él, qué le va a importar lo que digan de otros.

La candidez de MAM al hablar de su madre no es comparable a la estulticia de Ivonne Reyes en empeñarse a seguir enredando con el tema de su hijo. El primero, con toda seguridad, se arrepiente de haber puesto el foco en su madre de la que ya nadie se acordaba y la segunda hace todo lo que puede para que nadie se olvide del culebrón de su maternidad. A saber como continuará el asunto, habida cuenta de que Pepe Navarro, el padre legal del joven, ha decidido pasar al ataque y poner todos los recursos posibles para demostrar que no es el padre biológico. Puede que a él también le salga el tiro por la culata pero está claro que a Ivonne el asunto le está superando y solo hace falta verle la cara, la venezolana sufre y mucho, quien sabe si porque se siente víctima o porque teme que su victoria en los tribunales al ganarle el caso de paternidad a Navarro se vuelva en su contra.

En estos asuntos, el exceso de visibilidad acaba cegando y que sean tantos los que opinan a cerca de como se ha llevado el proceso no beneficia a nadie. Ivonne Reyes no puede escapar de un laberinto en el que ella misma se metió y a Pepe Navarro ya le da lo mismo que, finalmente, la biología coincida con la legalidad, pero esa será su penitencia por no haber reaccionado cuando tocaba. Ahora que la venezolana ha salido de la casa de GHVIP no va a tener más remedio que seguir alimentando el morbo de su batalla con Pepe Navarro pero si quiere vivir tranquila debería cerrar cuanto antes el asunto y pasar a un segundo plano. Su lucha por su hijo no puede ser la base de su sustento, le perjudica más que la beneficia y establece dudas sobre sus verdaderos objetivos.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Más Sobre...

Loading...