Corte y confección

María Teresa Campos tras los pasos de Mirtha Legrand

María Teresa Campos
Maria teresa campos la nueva mirtha

21 de marzo de 2017, 08:21

Hace unos años se hizo famosa en España la estrella de la televisión argentina Mirtha Legrand ya que fue en su programa “Almorzando con Mirtha” donde se grabó una conversación con Rocío Jurado en la que ésta arremetía contra su exyerno David Flores. La cosa trajo cola puesto que el ex de Rocíito se querelló contra la cantante tras emitirse sus confesiones a la diva de la televisión argentina a quien dijo que su hija había sido maltratada por su marido y alguna lindeza más. David Flores pidió una indemnización millonaria en una demanda que no prosperó porque la cantante pudo demostrar que lo del “maltrato” era en sentido figurado y además lo había dicho en privado, en una pausa publicitaria que Mirtha, todo por la audiencia, había acabado emitiendo.

El programa se grabó y emitió cuando Mirtha, nacida en 1927, tenía 73 años y era, por tanto, más joven de lo que ahora es María Teresa Campos, por poner un ejemplo, quien ya ha cumplido 75. La presentadora argentina acaba de celebrar su 90º aniversario y sigue presentando su programa que ahora se llama “La noche de Mirtha”, se emite los sábados por la noche en el canal 13 argentino y en el comparte la cena con un famoso. La última emisión estuvo protagonizada por el presidente de Argentina, Mauricio Macri, y su esposa, Juliana Awada y aunque tuvo lugar en el comedor de la residencia de Los Olivos (La Moncloa argentina) fue Mirtha la que presidió la mesa y la que ejerció de anfitriona. En un momento incluso se permitió dejar en segundo plano a Juliana Awada al agradecerle que se hubiera vestido de largo, tal como le indicaron los productores del programa, y luego añadir “Ya ves, yo al final cambié de opinión y voy de corto”. Esa es Mirtha, una estrella que hace lo que le da la gana y nadie le tose, quizá porque su comodín es el de haber estado siempre cerca del poder, sobre todo en tiempos de la dictadura militar, y luego cobrarse los favores.

Viene a cuento la historia de Mirtha, que como supondrán está operada pero aún mantiene cierta presencia y prestancia en televisión donde siempre aparece vestida con modelos de fiesta y luciendo joyas como si fuera un árbol de Navidad, por su comparación con María Teresa Campos que, sin duda, en estos últimos años de su carrera se ha mirado en su colega argentina.

Si una vez cumplidos los 75 en vez de dedicarte a disfrutar de la vida, uno se empeña en seguir trabajando está en su derecho siempre que te contraten, claro, y María Teresa ha acumulado suficientes méritos para mantener un puesto en televisión. Quizá podría replicar en España el programa de Mirtha y utilizar el comedor de su mansión como plató televisivo e invitar a comer a los famosos, mientras su fiel María sirve la mesa. Vale que Bertín Osborne hace algo parecido, pero no vayas a comparar el estilo elegante de María Teresa con las gansadas del cantante que va camino de convertirse en su propia caricatura. Sólo hay un problema, María Teresa fue una excelente periodista y presentó excelentes programas pero con los años se ha ido “mirthalegranizando” y, a diferencia de la argentina, tiene el riesgo de acabar cenando sola.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Más Sobre...

Loading...