Corte y confección

María Teresa Campos ya es Excelentísima Señora

Terelu Campos María Teresa Campos Bigote Arrocet
María Teresa Campos
Gtres

10 de junio de 2017, 16:15

Seguro que María Teresa Campos conoce el dicho "Dios escribe recto con renglones torcidos". Tras unos meses de disgustos, la presentadora vive días de gloria: gracias a la celeridad del personal a su servicio pudo minimizar los riesgos de su accidente vascular y, ahora, el Gobierno ha decidido concederle la Medalla de Oro al Mérito del Trabajo. De su paso por el hospital, María Teresa se ha llevado el cariño popular y de la decisión del Consejo de Ministros, el reconocimiento oficial. La gente la quiere y gracias a la medalla se ha convertido en Excelentísima Señora: tiene el titulo popular y el institucional por haber pasado casi sesenta años al pie del cañón desde sus inicios en la radio malagueña hasta la primera fila de la televisión.
De momento, recuperándose de su dolencia, María Teresa está en su casa, recibiendo el cariño de sus familiares y provocando el remordimiento de los directivos de televisión a los que, de alguna manera, se ha responsabilizado de su bajón de salud.
Maria Teresa cumple 76 años el próximo 18 de junio, pero esos dígitos no significan nada cuando al que los ostenta no se le pide futuro sino un pasado glorioso con el que sustentar el presente. Julio Iglesias, por ejemplo, solo dos años más joven que la presentadora, ya se mira en Charles Aznavour que sigue en lo escenarios con 92 años. Maria Teresa solo se pude mirar en Mirtha Legrand, la legendaria presentadora argentina, que cumplidos los 90 sigue con su programa a cuestas de cadena en cadena. Las grandes divas de la televisión latinoamericana tienen una larga vida como Susana Jiménez, de 73 años, también argentina que sigue en activo y recordando, quizá, que durante 10 años, fue novia de Ricardo Darín, a quien llevaba 11 años, casi los mismos que separan a María Teresa del Edmundo, Bigote, Arrocet, ahora convertido en un náufrago aislado del resto de supervivientes, protagonistas del reality que Telecinco emite desde Honduras.
Cuando Edmundo regrese a España, Maria Teresa Campos tendrá tantas cosas que contarle que casi podrá emular a Sherezade en 'Las mil y una noches…'. Si cada día le cuenta un capítulo de todo lo que le ha pasado desde que su novio se fue a Honduras, tiene asegurada la relación por algunos meses. Más le vale empezar por el final, prácticamente recuperada y con la medalla al Trabajo que reconoce sus méritos laborales y profesionales. También tendrá que explicar los poco agradables comentarios que sus hijas, principalmente Terelu, han hecho sobre Edmundo al reconocer, implícitamente, lo poco que les importa la reacción del novio de su madre cuando se entere de que le mantuvieron al margen del problema de salud que ha sufrido María Teresa.

Para llegar hasta aquí, María Teresa ha tenido que que superar una carrera de obstáculos que se han doblado desde que hace tres años empezó su relación con el humorista. Ha tenido que luchar contra el rechazo de sus hijas, contra los jefes de Telecinco y contra su propia leyenda al convertir su vida personal en objeto de debate. Ahora, tras recuperarse totalmente, podrá disfrutar de los frutos de su esfuerzo de toda una vida, disfrutando de su amor otoñal y quizá aprendiendo a vivir lejos de los platós. Tiene el cariño popular y la medalla del Trabajo, que aunque no dan dinero, sí le dan razones para no compadecerse. Y, sus hijas que se busquen la vida como se la buscó ella.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Más Sobre...

Loading...