Corte y confección

María Teresa y Bigote: De las Campos a Mallorca

María Teresa Campos Bigote Arrocet
Teresa Campos

11 de agosto de 2016, 14:11

Si me encontrara en una isla desierta con José Luis Moreno y Carlos Lozano preferiría entretenerme con un pulpo. Hay que ver la nochecita que les hicieron pasar a las chicas de “Hable con ellas” con su prepotencia y su chulería. Moreno, un ser acostumbrado a amedrentar a los interlocutores que no le bailan el agua y Lozano, incapaz de admitir que su tiempo, si es que lo tuvo alguna vez, ya ha pasado. Menudo par.

Para mi suerte no estoy en una isla desierta sino en Mallorca, donde, entre los miles quizá millones de turistas, aún puede encontrarse alguna cara conocida. Con la familia real en segundo plano, en la segunda semana de agosto Mallorca sale del foco y es el momento para que algunos famosos se refugien en la isla intentando pasar desapercibidos. Es el caso de María Teresa Campos, quien, tras grabar las primeras entregas de su “docureality” “Las Campos”, que se estrena la próxima semana en Tele5, ha escogido un hotel cerca de Palma, para pasar unos días junto a su novio, Edmundo “Bigote” Arrocet. Al humorista le encanta tumbarse al sol, mientras la presentadora descansa en su “suite” de la que sale al rescate de su novio. Es su tercer verano juntos, quizá porque a Bigote, a diferencia de a los novios de Terelu, no le importa ser absorbido por el mundo Campos.

Desde hotel donde se alojan María Teresa y Edmundo se ve el palacio de Marivent que la primera semana de agosto llegó al máximo de su ocupación -- todos menos la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin--, y que ahora ha quedado casi vacío. La reina Sofía sigue ocupando la residencia real junto a su prima, amiga y aliada Tatiana Radziwill, casada con un médico francés, Jean Froucheaud, que como cada año se ha instalado en Marivent para hacer compañía a la emérita. Este ha sido un buen verano para la reina Sofía, ya que ha podido reunir a casi toda la familia, incluido el rey Juan Carlos con quien parece haber recuperado, al menos, las buenas formas, tal como pudieron comprobar los testigos directos, quien suscribe entre ellos, durante la cena que, junto a los Reyes y sus hijas, la infanta Elena y sus hijos, compartieron en el restaurante Flanigan de Puerto Portals, y en los paseos por mar que hicieron en la lancha “Somni”, pilotada por don Juan Carlos con doña Sofía, a su lado. Camino de los 80 años, tanto don Juan Carlos como doña Sofía han vuelto a donde solían para reiniciar una nueva etapa en su vida.

Doña Sofía ha disfrutado también de sus ocho nietos, con especial dedicación a los hermanos Urdangarin, dada la obligada ausencia de sus padres; la infanta Elena también ha pasado diez días en la isla, en compañía de sus hijos, Felipe, más conocido como Froilán, y Victoria. El joven, ya mayor de edad, ha disfrutado de la noche palmesana y se le vio en Tito’s, una discoteca a la que hace casi 30 años acudían el entonces Príncipe y las infantas. Victoria, una joven espigada que cumplirá 16 años en septiembre, ha sido el objeto pasivo de la polémica del verano por estar presente en una corrida de toros en la plaza de Palma, en la que torearon Enrique Ponce, José Mari Manzanares y Alejandro Talavante, sin que nadie se percatara de la existencia en Baleares de una ley que impide que los menores de 16 años asistan a los festejos taurinos. Los hermanos Marichalar volaron de Palma a Málaga para pasar la segunda parte de sus vacaciones en Sotogrande (Cádiz) junto a su padre. Continuará…

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Más Sobre...

Loading...