Corte y confección

"Lydia se pone a llorar de verdad y la Campos se traga el orgullo porque tiene más que perder"

lydia lozano llorando

26 de octubre de 2017, 12:57

Están siendo días duros para Lydia Lozano y Terelu Campus (perdón, Campos) después de saberse que La Cúpula, eufemismo con el que se conoce el equipo directivo de La Fábrica de la Tele, productora de ‘Sálvame’, haya anunciado, por vía indirecta, que está pensando en prescindir de sus servicios. La aparición del rumor en el propio programa de televisión es una nueva genialidad de los creadores de un formato que se supera día a día. Si hay noticia, entre los mil y un personajes nacidos a las urbes del programa, se explota hasta la saciedad y si ese día no hay a quien hincarle el diente, se tira de alguien de la plantilla y llenas las horas tan ricamente.

Lydia se pone a llorar de verdad y la Campus se traga el orgullo y se hace la digna, porque tiene mucho más que perder, finalmente, en el caso de que el asunto no fuera una inocentada adelantada que La Cúpula le ha gastado a sus dos colaboradoras, a Lydia le harían un favor mientras que a Terelu, directamente, la hunden en la miseria. No solo económicamente, sino porque definitivamente puede poner el cierre a su carrera delante de las cámaras y mucho tendría que discurrir para ganarse algunas portadas, cada vez más espaciadas, en sus publicaciones de cabecera. Casi que tendría que casarse con Bigote, (sí Bigote, el novio de su madre,) para lograr llamar la atención o desvelar, de una vez, las verdaderas razones de la guerra entre Rocío Carrasco y Antonio David Flores.

Pero no tendrá que pasar por ese trago, porque no parece que los de ‘Sálvame’ vayan a prescindir de las dos rubias pero sí que, con el aviso, les están anunciando que una vez explotadas las miserias de Kiko Matamoros y de Chelo García-Cortés, les toca a ellas. Hacía tiempo que Lydia no lloraba y lo ha hecho de nuevo, aunque es menos impactante puesto que desde que se operó de la vista ya no se maquilla tanto los ojos y, por tanto, el chapapote de rimel, eye linner y lágrimas ya no impregna su cara. Lydia tiene en su haber un gran hito, el de haber superado la ‘crisis Ylenia’ que le permitió seguir en primera línea tras haberse tragado la trola de que la hija de Albano y Romina seguía viva y, después, reconduciendo su grave error profesional hacía el victimismo. Le funcionó y logró su rehabilitación. Nunca más dio una noticia, ni verdadera, ni falsa, y tras pasar por la penitencia de hacer el oso con su chuminero, se recolocó en un puesto equidistante entre los excesos de Belén Estebán y el pasaba por aquí de Chelo García Cortes.

Terelu tampoco aporta noticias, más allá de esos mensajes que algunos personajes le envían al móvil y refuerzan su papel de señora fina y educada. Ella que se quitó el Borrego, ya más que Campos es Campus por su pose de licenciada sabelotodo.

‘Sálvame’ pasará a la historia de la televisión junto al “Un, dos, tres…”, “Operación Triunfo” o ‘Gran Hermano’ pero, a diferencia de los anteriores, será el único programa de televisión en el que una vez agotadas las existencias de carne fresca en la nevera no se tiene ningún reparo en despiezar al dependiente. Tras el anuncio de decapitación, Lydia y Terelu han conseguido movilizar a sus fans y de ellas se espera nuevas tardes de gloria.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Loading...