Corte y confección

Los Reyes felicitan la Navidad

2016 reyes felicitacion navidad ca 1

13 de diciembre de 2016, 10:37

Como no son muy abundantes las ocasiones en las que se puede ver a la princesa Leonor y a la infanta Sofía es de agradecer que para ilustrar la felicitación de Navidad de este año se haya elegido una imagen inédita de las niñas y más aún que sus padres posen con ellas para la ocasión. La Zarzuela ha hecho públicos los christmas de este año, uno de los Reyes y sus hijas y, el otro, de los reyes Juan Carlos y Sofía: Una foto de familia con aire otoñal y la reproducción de una escena religiosa, respectivamente.

En la foto de Felipe y Letizia con sus dos hijas no se adivina más referencia navideña que el dibujo de renos del jersey que luce Leonor, un modelo de la firma infantil Nanos a la venta por poco menos de 80 euros, el resto de la familia se conjunta en verde y granate pero lo verdaderamente significativo es la posición de cada uno de ellos. Leonor, de pie, dándole la mano a su padre y Sofía subida en las rodillas de su madre que la abraza. La hija mayor de los Reyes, como heredera, está llamada a ser la protagonista y su hermana tiene más difícil adaptarse a un segundo plano institucional, por lo que parece lógico que su madre le prodigue unos cariños extras.

Los Reyes, como no podía ser de otra manera, educan a sus hijas por igual pero si ya es difícil lidiar con los celos entre hermanas en este caso no pueden esconderse las diferencias y más en una edad en la que la menor ya empieza a entender que su hermana siempre estará por delante suyo. Son niñas pero ya saben que les espera en la vida y sus padres, con mucha delicadeza, tienen que demostrarles que son iguales dentro de la diferencia de sus vidas. Además puede que, a la larga, sea Leonor quien envidie a Sofía.

Ser hermana de una futura reina no es una tarea fácil, aunque, a la larga, puede ser mucho más agradecido puesto que te libras de la responsabilidad de la Corona y puedes gozar de mayor libertad pero, de pequeña, debe ser complicado entenderlo.

Para muestra el caso de la pobre princesa Margarita de Inglaterra a la que, tras no dejarla casar con el capital Peter Townsend, un militar divorciado que había sido ayudante del rey Jorge VI, se pasó la vida dando tumbos que la llevaron a un matrimonio sin amor y a los brazos de amantes pasajeros. Magdalena de Suecia, por su parte, tampoco lo ha tenido fácil: tuvo que pasar por el trance de romper su compromiso matrimonial cuando se descubrió que su primer novio, Jonas Bergstrom, le ponía los cuernos y nada menos que con una noruega y luego se casó, deprisa y corriendo, con Chris 0’Neill, un millonario a quien se le nota demasiado lo encantado de la vida que está de casarse con una princesa pero a quien le gustan poco las obligaciones palaciegas.

Las hermanas de Margarita de Dinamarca parecen llevarlo mejor; Ana María fue reina de Grecia y aún lleva el título aunque su marido, el rey Constantino, perdió el trono hace casi 50 años. Benedicta de Dinamarca se casó con un noble alemán y nunca ha dado de qué hablar. Las hermanas de Beatriz de Holanda sí le dieron algún problema: Irene se casó con el Carlos Hugo de Borbón contra la voluntad de su familia y la pequeña, Cristina, que nació casi ciega, con un cubano guapo que en su momento fue tildado de cazafortunas. Al final tanto Irene como Cristina acabaron divorciadas y volvieron a palacio con el ánimo de no llamar la atención. La tercera hermana, Margarita de Holanda, se casó con un profesor holandés y vive feliz.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Loading...