Corte y confección

Lina Morgan murió en vida

Mariángel Alcàzar
Asistente de Lina Morgan
Gtres

29 de agosto de 2015, 09:58

Las personas mueren pero los cadáveres hablan. Lina Morgan, por ejemplo, se ha ido de este mundo dejando en la tierra el misterio de su vida que ahora se va desgranando para completar su historia. La cómica más famosa de España era una persona seria, muy seria, que poco o  nada tenía que ver con su personaje; el cariño que le profesaba su público no le sirvió de mucho en los últimos años de su vida y tampoco la amistad con otros compañeros de profesión.  Si es cierto que sus últimas voluntades fueron aislarse por completo del mundo con la única compañía de las personas que trabajaban a su servicio, por más leales y fieles que fueran, la suya no ha sido una vida de éxitos, sino de fracasos.

Puede entenderse que sus familiares, varios sobrinos, no contaran para ella, porque no siempre los lazos de sangre unen, la mayoría de las veces solo atan, pero a lo largo de una vida se establecen otras relaciones afectivas, siendo la amistad la más duradera. Se dice que un amigo es como un hermano para describir la unión de dos personas que eligen quererse sin que medie más interés que el apoyo mutuo pero, al parecer, Lina Morgan no quiso que sus amigos entraran en su vida y mucho menos en su muerte.

Por más que ordenara al que parece ser su único vínculo exterior, su hombre de confianza, Daniel Pontes, no es de recibo que este caballero llevara sus deseos al extremo de no permitir a nadie acercarse a la cómica. Si de verdad le tenía cariño y quería lo mejor para ella, lo lógico hubiera sido que ejerciera de filtro y que alejara de su señora a las personas que realmente la hubieran molestado, más que ayudado pero, a la vez, permitiera que otras personas que la querían de verdad la acompañaran en sus últimos pasos por la vida. No puede admitirse, bajo ningún concepto, que todas las amistades de Lina Morgan fueran perjudiciales para ella porque eso solo indica que, en realidad, no las merecía. Conmueve ver y oír a Concha Velasco, lamentarse de que Lina haya muerto en soledad, cuando ella y muchas otras personas hubieran compartido sus malos momentos, aunque solo fuera por compasión.

En cierta medida, las circunstancias que han rodeado la muerte de Lina Morgan recuerdan a las que, en su día, se explicaron sobre el final de Encarna Sánchez. Dos mujeres poderosas a las que el éxito las fue encerrando en sí mismas, recelosas de todos los que se les acercaban y confiando únicamente en personas que trabajaban para ellas con las que no mantenían relaciones entre iguales, sino de poder. Ellas mandaban y los otros obedecían. La diferencia entre Lina y Encarna es que la imagen pública de la primera era, por su trabajo, más amable que la de la segunda, enfadada siempre, tanto en su papel público como en su vida privada. Es cierto que Encarna Sánchez siempre fue una mujer resentida y que Lina se fue amargando con los años, pero no sé porqué sus respetivos finales, encerradas en sus castillos sin recibir más cariño que el que pagaban, las asemeja mucho más de lo que parece.

Dicen que Lina Morgan nunca superó el fallecimiento de su hermano José Luis, su alter ego, la persona que llevaba su carrera, al que siempre calificó como su único amor, con unas palabras más apropiadas para una relación pasional que para una relación fraterna. Cualquier psicólogo explicaría que esa dependencia extrema de su hermano tenía un carácter enfermizo, lo que justificaría que tras su muerte, Lina se comportara como una viuda y, al mismo tiempo, como una huérfana.

Ahora, lo menos importante es quién va a beneficiarse de los bienes de Lina Morgan y hasta parece normal que Daniel Pontes y otras personas de su servicio se  lleven algo, finalmente a todos los que se quedan sin trabajo se les indemniza, aunque quizá se lleven un decepción y que sea todo y no solo una parte lo que se destine a varias obras sociales.  La gran duda ante la muerte de Lina Morgan es entender por qué se alejó del mundo, pensando quizá que nadie estaba a su altura. Qué pena.

         

Noticias relacionadas

Más Sobre...

Loading...