Corte y confección

Letizia y el misterio del anillo verde

1 / 5

1 / 5

letizia 1. Letizia, en México

2 / 5

Letizia. Un anillo misterioso

3 / 5

letizia 2. Joyas de la corona

4 / 5

letizia 3.  "El uso indiscriminado de las joyas de la Corona no hace más que devaluarlas"

14 de noviembre de 2017, 14:03

Letizia vuela sola. Entre la situación política en Catalunya que obliga al Rey a permanecer en su despacho y la extraordinaria visibilidad de la Reina en todas sus apariciones públicas es ella quien en estos momentos protagoniza la imagen de la Corona. Estos días, la reina Letizia se encuentra en México a donde ha viajado para asistir a una cumbre en la que participan líderes mundiales en la lucha contra el cáncer y próximamente viajará a Senegal para un viaje de cooperación, unas actividades en las que consigue alternar su faceta de reina solidaria con la de reina glamurosa sin que se le caigan los anillos.

Porque hablamos de anillos. Letizia entró en nuestras vidas a través de la televisión pero salió de ella (de la tele, no de nuestra vida) gracias a un anillo de brillantes que Iñaki Urdangarin, por encargo del príncipe Felipe, compró en una joyería de Barcelona para ser utilizado como aro de compromiso y que el heredero regaló a su novia el 6 de noviembre de 2003, en la ceremonia de petición de mano. Unos meses más tarde, el 22 de mayo de 2004, Letizia Ortiz dejaba su apellido a un lado para anteponer a su nombre el título de princesa en el mismo momento en el que se colocaba una alianza en el dedo anular de su mano derecha, el mismo en el que ya lucía su anillo de compromiso. Los llevó durante algunos meses e incluso, en otros dedos, lució otros anillos como el de granates que el entonces Príncipe compró en Budapest (Praga), destino de su primer viaje oficial ya casados que coincidió con el 32 cumpleaños de la princesa.

En un momento dado, la princesa Letizia se quitó los anillos y saltó la alarma. ¿Se los habrá quitado porque ha roto su compromiso y sus votos matrimoniales?, ¿es un acto de rebeldía, de protesta o solo ganas de llamar la atención? El asunto se resolvió cuando ella misma confesó que se había quitado los anillos porque la gente le apretaba tanto la mano al estrechársela que le hacían herida. Nunca más volvió a lucir ese tipo de joyas hasta que hace algunas semanas apareció luciendo un grueso anillo de brillantes y esmeraldas colocado en su dedo índice. Un aro misterioso que ahora no se quita ni para dormir, y más desde que ha descubierto que la pieza y sobre todo su uso está generando intriga y despertando el interés general. El anillo es bonito pero llevarlo en el dedo índice es una excentricidad, porque si los de compromiso y de casada le molestaban en el anular no quiero ni pensar lo que le debe incordiar este.

La Reina se queja y con razón de que nos perdemos por las ramas, de que nos entretenemos con cuestiones menores, como su ropa o sus joyas, y, de alguna manera, dejamos de lado el fondo de la cuestión. Pero a veces no nos lo pone fácil.

En su viaje a México que tiene por objetivo asistir a la cumbre contra el cáncer y donde también ha visitado la sede central de la Cruz Roja mexicana para mostrar su apoyo y solidaridad por su trabajo durante los recientes terremotos, la Reina ha acabado llamando más la atención por la elección de su vestuario y las joyas con las que acudió a la cena de inauguración de la cumbre contra el cáncer. Enfundada en un mono negro de Felipe Varela, con el escote troquelado y los hombros y brazos al aire, la Reina ha lucido musculatura y las famosas pulseras de brillantes y los pendientes de chatotes de la reina Victoria Eugenia, unas joyas valiosísimas que forman parte del patrimonio de la Corona. El uso de esas joyas históricas parecía hasta ahora reservado para las cenas de Estado y ocasiones especiales pero la Reina ha decidido lucirlas en toda ocasión, incluso las llevó en la entrega de los premios Princesa de Girona que se conceden a jóvenes emprendedores.

No sé si la Reina tiene que dar explicaciones de por qué lleva un anillo verde en su dedo índice, pero el uso indiscriminado de las joyas de la Corona en cualquier ocasión no hace más que devaluarlas.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Loading...