Corte y confección

Leonor y Sofía, dos niñas reales

Mariángel Alcàzar
Así es la postal navideña de Zarzuela

8 de diciembre de 2015, 09:32

Leonor y Sofía son dos niñas y dos hermanas pero, además y sobre todo, las dos hijas de los Reyes y, por tanto, la princesa de Asturias y la segunda en el orden sucesorio a la Corona. Todo el mundo las conoce, pero su presencia pública se limita a un par o tres apariciones al año, las justas para que pueda seguirse su evolución pero insuficientes para que los ciudadanos las sientan como propias. Estas navidades, las dos niñas protagonizan la felicitación de Navidad de los Reyes ofreciendo una tierna imagen en la que se les puede ver abrazadas, con las caras pegadas, muy sonrientes y felices. Una foto entrañable que, sin embargo, no tiene nada de navideña. Es  más, la imagen fue captada el pasado 12 de octubre cuando, tras aparecer con sus padres en la tribuna desde donde contemplaron el desfile militar, les acompañaron hasta el palacio real. Allí tuvo lugar la recepción de los Reyes a la que las niñas, por su edad, no asistieron.

Ahora hemos sabido que sí estaban en el edificio y quizá esperaron a que acabara la recepción para volver a la Zarzuela con sus padres. El palacio es muy grande y para cualquier niño es una aventura recorrer todas las dependencias, sobre todo aquellas en las que vivieron sus antepasados.

Estos días ha aparecido en las librerías y también en los sitios de venta electrónica, un libro titulado 'Las hijas de Alfonso XII' (La esfera de los libros), escrito por la periodista de Abc Almudena Martínez-Fornés, en la que se explica la triste vida de las infantas María Mercedes y María Teresa que, tras vivir encerradas entre los muros de palacio, murieron ambas, con 24 y 29 años respectivamente, a consecuencia de sus últimos partos.

Desde hace varias generaciones, las infantas se agrupan de dos en dos: las citadas vivieron a caballo entre los siglos XIX y XX, la infanta Beatriz y la infanta María Cristina, hijas de Alfonso XIII, nacieron en palacio pero cuando eran unas jovencitas se vieron obligadas a exiliarse, en 1931, tras la proclamación de la república. Sus sobrinas, las infantas Pilar y Margarita nacieron en el exilio y aunque su padre, don Juan, no fue rey sí vieron cómo llegaba al trono, en 1975, su hermano, el rey Juan Carlos. Las infantas Elena y Cristina parecían haber roto la maldición de las infantas anteriores pero la menor de ellas está aún envuelta en el caso Nóos, que el próximo día 11 de enero la sentará en el banquillo, junto a su marido, Iñaki Urdangarin.

Llegamos por fin a las infantitas actuales, aunque una de ellas subió a princesa de Asturias tras la proclamación de su padre, don Felipe, como Rey, aún son unas niñas y su vida no tiene nada que ver con la de sus antecesoras con las que, sin embargo, además de título comparten un lugar en la historia. En los tiempos que corren no hay más remedio que intentar compaginar una vida, llamémosla normal, con su posición institucional pero lo verdaderamente importante es que las hijas de don Felipe y doña Letizia se hagan querer y formen parte de la vida de los españoles para que todos acepten, de forma natural, que la mayor de ellas llegue a reina.

 

Loading...